Francia: hallan un diente humano de 560.000 años de antigüedad

Dos estudiantes franceses colaboraban con un equipo de antropólogos en la cueva de Tautavel, cercana a la frontera con España, cuando lo encontraron; es un incisivo frontal inferior bautizado como Arago 149
Valentín y Camille, que por primera vez participan como voluntarios de antropólogos se llevan un lindo recuerdo de la búsqueda
Valentín y Camille, que por primera vez participan como voluntarios de antropólogos se llevan un lindo recuerdo de la búsqueda Fuente: AP
Dos estudiantes franceses colaboraban con un equipo de antropólogos en la cueva de Tautavel, cercana a la frontera con España, cuando lo encontraron; es un incisivo frontal inferior bautizado como Arago 149
(0)
28 de julio de 2015  • 20:26

PARIS.- Dos estudiantes franceses que colaboran con un equipo de antropólogos galos descubrieron un diente humano de 560.000 años en la cueva de Tautavel, un yacimiento arqueológico cercano a la frontera española donde se habían encontrado los que se consideraban los restos humanos más antiguos de Francia, de "solo" 450.000 años.

"Es de un adulto relativamente maduro para la época. El diente no nos va a permitir ir muy lejos, pero esperamos encontrar muchos más restos de su esqueleto completo", explicó el geo-arqueólogo Christian Perrenoud por teléfono desde el lugar del hallazgo, donde dirige los grupos de búsqueda.

El incisivo frontal inferior, bautizado como Arago 149, se trata del resto humano 149 encontrado en ese yacimiento cercano a Perpiñán, en el sureste francés, donde se han clasificado cerca de 600.000 muestras arqueológicas desde que empezaron los trabajos de campo en 1964.

El hallazgo se produjo en llamada Caune de l'Arago de Tautavel, una gruta situada en un valle cortado por un cañón por donde pasa el río Verdouble y donde se habían encontrado bastantes objetos datados en el Paleolítico Inferior. Y fue mérito de dos adolescentes, Valentín y Camille, que por primera vez participan como voluntarios y "se llevarán un bonito recuerdo" de la búsqueda, que esta temporada arrancó el pasado mes de mayo.

"Valentin encontró el diente en la tierra, me lo enseñó y fuimos a buscar a un experto porque parecía un diente humano. Era evidente que era un diente, parece uno como los nuestros, no teníamos dudas", comentó Camille Jacquey, de 16 años.

La joven, cuya madre ya había colaborado en el yacimiento en los años ochenta del pasado siglo, reconoció haber sentido "emoción y fascinación" cuando los antropólogos confirmaron sus sospechas.

El laboratorio ha constatado que se trata del resto humano más antiguo encontrado por ahora en Francia, pero no en Europa, donde hay acreditadas piezas de más de 900.000 años en los yacimientos españoles de la sierra de Atapuerca (Castilla y León) y Orce (Granada), por ejemplo.

También en Francia hay lugares donde se ha establecido que hubo presencia humana mucho antes, aunque en esos yacimientos no se han encontrado fósiles que pertenecieran a nuestros antepasados.

Gran descubrimiento

"Es un gran descubrimiento porque tenemos muy pocos fósiles humanos de este período en Europa", anunció el Centro Europeo de Investigaciones Científicas de Tautavel. Los restos del homínido de Tautavel, descubierto en 1971 cerca de la localidad homónima, tienen unos 450.000 años.

Cerca de 600.000 objetos procedentes de depósitos que datan de entre 80.000 y 560.000 años, testimonios de las formas de vida de los grupos humanos del Paleolítico inferior hasta el Cuaternario, se han descubierto en este lugar prehistórico único en Europa. Más de 140 restos de esqueletos del Hombre de Tautavel ya han sido recogidos.

"Sabemos que el hombre está presente en Europa desde hace 1,4 millones de años, más o menos. Mucho antes que este descubrimiento. Pero hay una casi ausencia de restos", agregó Perrenoud.

El geo-arqueólogo añadió que ya se conocía la alimentación y las herramientas de quienes habitaron la zona de Tautavel hace 560.000 años, pues trabajan en ello "desde hace mucho tiempo" pero subrayó la importancia de este nuevo descubrimiento.

"A priori (el diente) es muy parecido al del hombre de Tautavel", comentó el experto, que valora especialmente esa información porque "podía haber sido una especie diferente".

A partir de la muestra podrán averiguar la "morfología externa e interna del diente" pero "no se puede sacar un modelo del espécimen en conjunto" hasta que no se encuentren más partes del esqueleto, si las hay.

La cueva de Tautavel, situada a unos 30 kilómetros de la línea que separa Francia de España por el este de los Pirineos, acoge a voluntarios de "unas 20 y 25 nacionalidades en las búsquedas", aunque la participación está reservada "a personas que hacen o van a hacer estudios sobre la prehistoria, en un sentido amplio", agregó Perrenoud.

Agencias Reuteres y EFE

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.