Francia le sugiere a Aristide que renuncie

El canciller Dominique de Villepin declaró que el presidente haitiano "ya se ha alejado de la legalidad constitucional"
(0)
25 de febrero de 2004  • 18:00

PUERTO PRINCIPE.- Mientras la tensión parecía incrementarse hoy en la capital haitiana, donde las barricas erigidas por los partidarios del gobierno se multiplican, dentro de la ciudad y en los accesos norte, este y oeste, Francia instó al presidente Jean-Bertrand Aristide "a sacar conclusiones" de la situación en la que se encuentra su régimen, que "ya se ha alejado de la legalidad constitucional", según señaló el canciller francés Dominique de Villepin.

Fuentes diplomáticas señalaron que, con esta declaración, Francia manifiesta su deseo de que el presidente Aristide abandone el poder.

Al hablar de "un régimen que ya se ha alejado de la legalidad constitucional", Villepin declaró que corresponde al presidente haitiano "sacar conclusiones respetando el derecho".

En tanto, hombres armados, algunos encapuchados, junto a policías, controlan los pasajes, deteniendo vehículos y registrándolos en busca de armas, delante de las barricadas formadas con neumáticos, piedras, pedazos de cemento, chasis de automóviles o viejos electrodomésticos.

En Puerto Príncipe reinaba la calma sin embargo, los comercios permanecían cerrados por el feriado de miércoles de cenizas.

Saint-Marc y Mirebalais, más al este, dos ciudades de paso hacia el norte, continuaban controladas por la policía.

La oposición haitiana, resuelta a acelerar la caída del presidente Jean Bertrand Aristide, rechazó definitivamente el plan de pacificación propuesto por Estados Unidos, Francia, Canadá, la OEA y la Comunidad del Caribe (Caricom), mientras crece la preocupación internacional por el avance de los rebeldes armados, que controlan casi medio país.

Los insurgentes, dirigidos por Guy Philippe, un ex comisario, controlan actualmente la mitad del país. Cinco de los nueve departamentos están ahora en manos de los rebeldes.

Philippe afirmó ayer en Radio France International (RFI) que la meta de sus tropas era "liberar Puerto Príncipe".

Port-de-Paix, con alrededor de 120.000 habitantes, quedó bajo control de los rebeldes armados en la noche del lunes al martes.

Esta ciudad, ubicada a 300 km de Puerto Príncipe, fue el escenario de pillajes e incendios, entre otros lugares de la comisaría central, tal como ocurrió en precedentes ataques a las localidades que ahora controlan los rebeldes, en incidentes que provocaron ya 70 muertos.

Fuente: AFP

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.