Francia y Nueva Zelanda lanzan un llamado para erradicar contenidos terroristas de Internet

Más de una docena de países y grandes empresas tecnológicas prometieron en París buscar la manera de impedir que se usen las plataformas digitales para difundir videos y mensajes de violencia extremista
Más de una docena de países y grandes empresas tecnológicas prometieron en París buscar la manera de impedir que se usen las plataformas digitales para difundir videos y mensajes de violencia extremista Fuente: AFP
Luisa Corradini
(0)
15 de mayo de 2019  • 17:54

PARÍS.- Francia y Nueva Zelanda, junto a otros 16 países y a representantes de los gigantes de Internet, lanzaron en París un llamado al resto del mundo para erradicar todo "contenido terrorista y de violencia extrema" de las redes sociales. Pero la iniciativa fue boicoteada por Estados Unidos, que se negó a participar, argumentando que podría ser inconstitucional.

En un comunicado, la Casa Blanca explicó que coincidía con el "mensaje general", pero no estaba en condiciones de dar su apoyo. Miembros de la administración norteamericana habían indicado ayer que el documento podía plantear un conflicto con la Primera Enmienda de la Constitución, que garantiza la libertad de expresión.

La decisión estadounidense coincide, en todo caso, con la posición del presidente Donald Trump , hostil a toda iniciativa multilateral.

Las reservas de Washington fueron acogidas con visible desagrado por los 18 países que participaron en París en una conferencia convocada por el presidente francés Emmanuel Macron y la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern. Ambos dirigentes adoptaron esa iniciativa tras el escándalo mundial provocado por un video trasmitido en vivo a través de Facebook por el australiano Brenton Tarrant, el pasado 15 de marzo, cuando disparó contra decenas de personas en las mezquitas Al Noor y Linwood en la ciudad neozelandesa de Christchurch, ubicada en la costa este de la Isla del Sur de Nueva Zelanda.

Durante su ataque, que dejó 51 muertos y 48 heridos, Tarrant actuó con una cámara en la frente, con la cual hizo un streaming de 17 minutos. Esa masacre fue difundida en directo hasta que Facebook y las autoridades lograron finalmente detener la transmisión, pero no pudieron impedir que los usuarios realizaran un millón y medio de copias que siguieron circulando profusamente por las redes sociales.

Facebook ya comenzó a tomar medidas para filtrar los contenidos vinculados al terrorismo
Facebook ya comenzó a tomar medidas para filtrar los contenidos vinculados al terrorismo Fuente: Reuters

"Facebook [.] intentó suprimir el video. Lo eliminó 1,5 millones de veces. Durante las primeras 24 horas, lo volvían a colgar en YouTube una vez por segundo", afirmó Ardern. A través de ese ejemplo, la primera ministra intentó mostrar los riesgos que pueden tener esas acciones y las dificultades que existen para combatir la apología de la violencia y el terrorismo sin una cooperación internacional y la participación de los grandes operadores de Internet.

El objetivo de Macron y Ardern consistía en promover una colaboración a largo plazo y reflexionar sobre el contenido terrorista en línea para establecer normas que permitan a los gobiernos y las empresas digitales unirse en la lucha contra la publicación de "contenidos terroristas y de violencia extrema".

El cónclave realizado en París reunió -entre otros- a los líderes de Gran Bretaña, Canadá, Senegal, Noruega, Irlanda, Indonesia, Jordania y de la Unión Europea (UE), así como a representantes de los gigantes Facebook, Twitter, Amazon y Google, así como Microsoft y la Fundación Wikimedia.

Los signatarios del documento final -denominado "Llamamiento de Christchurch"-, se comprometen a "luchar contra las causas del terrorismo y la violencia extrema", y a aplicar las leyes nacionales para castigar la difusión de "contenidos problemáticos" o para "asegurar que los medios de comunicación traten éticamente" los ataques.

El objetivo esencial de esa iniciativa consiste en permitir que las nuevas tecnologías funcionen "para el bien común de la sociedad" y en particular en beneficio de las nuevas generaciones, que pasan la mayor parte de su tiempo en línea.

Ese acuerdo fue facilitado, en gran parte, por la decisión de Facebook -anunciada precisamente en coincidencia con la cumbre- de restringir el acceso a su plataforma Live a todo usuario que viole las reglas de uso de la red social, en particular las relativas a los contenidos. A partir de ahora también serán sancionados quienes reproducen los contenidos prohibidos, aunque hayan sido emitidos originalmente por otro usuario.

Primer paso

La primera ministra de Nueva Zelanda elogió la medida anunciada por Facebook y dijo que se trataba de un "buen primer paso" que mostraba un compromiso compartido para hacer que las transmisiones en vivo sean más seguras. El episodio terrorista del 15 de marzo "puso en evidencia la forma en que la transmisión en directo de imágenes puede ser mal utilizada para propagar odio. Facebook dio un primer paso tangible para impedir que ese acto se repita en su plataforma", agregó.

Ardern estimó que el asesino de Christchurch había concebido la masacre para "hacerla viral" en las redes sociales.

Los gigantes de Internet se comprometieron al mismo tiempo a tomar medidas transparentes con respecto al diseño y aplicación de sus reglas.

La premier neocelandeza Jacinda Ardern lidera desde los atentados de Christchurch en marzo pasado la campaña por la restricción de contenidos terroristas
La premier neocelandeza Jacinda Ardern lidera desde los atentados de Christchurch en marzo pasado la campaña por la restricción de contenidos terroristas Fuente: AFP

El Llamamiento de Christchurch fue lanzado en el marco de la segunda cumbre "Tech for Good", iniciada en Francia en 2018 para debatir sobre cómo las nuevas tecnologías pueden contribuir al bien común, como la educación o la salud. Macron invitó a una cena a unas 180 personalidades del mundo digital, como Jack Ma (Alibaba, el Amazon chino), Ken Hu (Huawei), Dara Khosroshahi (Uber), Jimmy Wales (Wikipedia) o Eric Leandri (Qwant).

El cofundador de Facebook, Mark Zuckerberg , no asistió, pero se reunió con Macron la semana pasada en París para hablar sobre la forma más eficaz de luchar contra los contenidos violentos en línea. A diferencia de otros directivos de las grandes empresas digitales, Zuckerberg se proclamó favorable a una regulación internacional de Internet.

Francia trabaja por su lado en la redacción de una ley de regulación para luchar contra la violencia y el terrorismo, que espera promover luego a nivel europeo. Macron quiere convertir a Francia en "el país que regule" la nueva economía, para "reconciliar la tecnología con el bien común".

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.