Francisco criticó el egoísmo en Europa