Francisco instó a todos los católicos de Europa a recibir a los refugiados

Les pidió a parroquias, monasterios y santuarios que abran las puertas a una familia cada uno; el Vaticano alojará a dos; podría beneficiar a casi 500.000 personas
(0)
7 de septiembre de 2015  

CIUDAD DEL VATICANO.- Francisco viene haciendo fuertes llamados desde que se convirtió en papa para que el mundo atienda el drama de los refugiados, pero ayer su clamor pasó a los hechos: instó a todas las instituciones católicas de Europa a recibir cada una a una familia que huye del horror de la guerra.

Para reforzar el plan, que busca apaciguar la peor crisis migratoria en Europa desde la Segunda Guerra, el Papa anunció que el Vaticano marcará el camino al recibir a las primeras dos familias.

"Insto a cada parroquia, cada comunidad religiosa, cada monasterio, cada santuario en Europa a acoger a una familia,", dijo Francisco frente a miles de peregrinos y turistas en la Plaza San Pedro, durante el Angelus.

Según el Papa, el pedido de recibir familias de migrantes es un "gesto concreto", en preparación para el Jubileo de la Misericordia, un año de celebración de la Iglesia Católica que comenzará el 8 de diciembre.

El gesto se hace en medio de la apertura de fronteras en Alemania y Austria, que permitió cruzar a miles de migrantes que esperaban con incertidumbre en Hungría, y días después de que el mundo tomó conciencia como nunca del drama de los refugiados al publicarse la foto del pequeño Aylan ahogado en las costas de Turquía.

"Frente a la tragedia de decenas de miles de refugiados que huyen de la muerte por la guerra y por el hambre, y quienes recorren un cambio hacia una esperanza de vida, el Evangelio nos llama a ser hospitalarios con los más pequeños y los más abandonados", agregó el Papa.

El drama de los inmigrantes tiene un espacio central en agenda del Vaticano desde el ascenso de Francisco, en 2013. Su primer viaje oficial como Pontífice tuvo precisamente como destino a la isla de Lampedusa, una de las principales puertas de entrada de los migrantes en el Mediterráneo, donde denunció la "indiferencia" y la falta de conciencia sobre el tema.

Unos 120.000 refugiados llegaron a las costas italianas en los últimos tiempos, luego de ser rescatados en el mar. Según cálculos del cardenal italiano Angelo Bagnasco, las 27.000 parroquias del país serían suficientes para albergar a ese número de personas.

Bergoglio ya había llamado a abrir las puertas de casas religiosas y conventos para los refugiados durante una visita al Centro Astalli, en Roma, en 2013. Ahora, las parroquias de San Pedro y Santa Ana, dentro del Vaticano, serán las primeras en convertir esos llamados en realidad, aunque todavía no se difundieron detalles de quiénes serán los beneficiados ni cuándo llegarán.

Según un estudio realizado por la Universidad de Georgetown y citado por The Washington Post, en Europa existen alrededor de 122.000 parroquias católicas. Si cada una recibiera una familia de entre 3 y 4 miembros, se podrían acomodar entre 366.000 y 488.000 refugiados, aproximadamente.

De todas formas, no está claro cuántas parroquias accederán al pedido de recibir familias. Incluso, aun si la aceptación del plan fuera masiva, resta ver si esto tendrá efecto en las políticas estrictas de algunos países como Francia.

En el caso de Alemania, en cambio, las 12.000 parroquias existentes podrían recibir a poco más de 30.000 refugiados. Sin embargo, el país espera recibir 800.000 pedidos de asilo sólo este año.

Además, la apertura de las fronteras de Alemania y Austria, que permitió que miles de refugiados ingresaran al corazón de Europa tras largas esperas en Hungría, trajo críticas para la canciller Angela Merkel. La Unión Social Cristiana, que forma parte de la coalición gobernante, señaló que la apertura podía ser vista como un llamado para aumentar, en lugar de frenar, el flujo migratorio.

En tanto, el gobierno de Gran Bretaña dijo ayer que está dispuesto a recibir a unos 15.000 refugiados sirios y espera obtener la autorización de los parlamentarios para realizar ataques aéreos contra el grupo jihadista Estado Islámico. El país ha optado hasta ahora por no participar en el sistema de cuotas para recibir a los solicitantes de asilo a través de la Unión Europea.

Corresponsabilidad

Más allá del éxito o fracaso del llamado de Francisco, o incluso sus posibilidades prácticas de concretarlo, hay expectativas de que contribuya a encontrar una solución.

"[El llamado] es significativo y es una evidente invitación a la corresponsabilidad", dijo Federico Lombardi, vocero del Vaticano, en una conferencia de prensa. "Tocará a cada realidad individual encontrar el mejor modo para recibir una familia, siempre con el sostén de la comunidad", agregó.

También, el pedido es visto como un acercamiento interreligioso de la Iglesia Católica, ya que la gran mayoría de los refugiados son musulmanes que provienen de Siria, Irak y otras partes del Medio Oriente y de África, y que escapan de la guerra y la pobreza extrema.

De esta manera, se suma a otros gestos de solidaridad de los últimos días, tales como la aplicación para teléfonos celulares desarrollada en Dresden, Alemania, que provee a los refugiados con toda la información básica de los servicios en la ciudad. Así como la caravana de 150 autos conducidos por austríacos que ayer por la mañana ayudaron a transportar personas desde Hungría hasta Austria (ver aparte). O la oferta de los jefes de gobierno de Escocia y Finlandia de recibir familias de refugiados en sus domicilios particulares.

La necesidad de encontrar alojamiento para los miles de refugiados, en su mayoría ubicados en campamentos temporarios, se hace más importante a medida que se acerca el invierno en el hemisferio norte.

En tanto, el flujo migratorio seguía ayer con fuerza. Las autoridades de Chipre rescataron a 114 refugiados provenientes de Siria, que viajaban en un bote pesquero a la deriva. Por otro lado, la Guardia Costera italiana prestó auxilio a 329 migrantes en barcos de goma. Y otros 228 fueron encontrados por la marina egipcia en el Mediterráneo.

"Si me dan el mundo, ¿de qué me sirve?"

  • Abdullah Kurdi, el padre de Aylan, el chico ahogado cuya imagen se ha convertido en símbolo de la tragedia, afirmó ayer que las ofertas de asilo que pueda recibir en la actualidad llegan demasiado tarde.
  • "Si se me dan ahora el mundo entero, ¿de qué me sirve?. Ya no tengo ni mujer ni hijos", manifestó en una entrevista concedida al diario francés Le Journal du Dimanche (JDD), en la que subrayó que el hecho de ser rechazados como refugiados de forma legal fue lo que provocó que emprendieran ese viaje clandestino.
  • La familia Kurdi vivía en Damasco, pero el recrudecimiento del conflicto sirio les hizo partir primero a Aleppo y posteriormente a Kobani y a Estambul, ciudad en la que contó que no les era posible vivir.
  • "A cualquier familia siria emigrada, a menos que haya miembros de la familia que trabajen, le es imposible sobrevivir", señaló Kurdi, que dijo haber solicitado antes de la tragedia refugio en Canadá, donde vive una de sus hermanas.
  • Su hermana estaba dispuesta a hacerse cargo de toda la familia, por lo que el gobierno canadiense no hubiera tenido que afrontar ningún gasto, pero las autoridades canadienses, que niegan haber recibido esa petición, "no aceptaron". Kurdi había pagado 4000 euros a traficantes para que organizaran la travesía a Kos, Grecia, en la que embarcaron desde la zona del balneario turco de Bodrum.

Del editor: cómo sigue. Con señales concretas, Europa parece estar reaccionando al drama de los migrantes, pero hay que ver si esa respuesta es suficiente

Agencias ANSA, AP y Reuters

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.