Francisco lanza su hoja de ruta: reformar el papado y descentralizar la Iglesia

Publicó su exhortación apostólica inaugural, un texto modernizador y ambicioso; en ella abogó por una institución más abierta y misionera, y denunció que la economía actual, dominada por la "idolatría del dinero", promueve la exclusión y la desigualdad
(0)
27 de noviembre de 2013  

CIUDAD DEL VATICANO.- Es la primera exhortación apostólica del Papa y podría haber sido como muchas otras . Pero, fiel a su estilo, Francisco fue más allá y publicó ayer un documento modernizador, destinado a sacudir todas las instancias de la Iglesia y en el que anuncia, incluso, que está dispuesto a cambiar el rol del papado.

En el documento "Evangelii Gaudium" ("La alegría del Evangelio"), Francisco traza la hoja de ruta de la nueva "primavera" que quiere para la Iglesia. Una Iglesia abierta, descentralizada y misionera, que debe regresar al mensaje esencial del Evangelio. Otro de los ejes del documento es el llamado urgente a los políticos para que luchen contra "la tiranía" del actual sistema económico y combatan la pobreza.

En el texto, Francisco recoge e interpreta los trabajos del sínodo dedicado a "La nueva evangelización para la transmisión de la fe", celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012.

Es el primer documento escrito completamente por el Papa, ya que la encíclica "Lumen Fidei" ("La luz de la fe"), publicada en julio, fue escrita en su mayor parte por Benedicto XVI y Francisco se limitó a completarla.

Con un estilo directo y sencillo, el Pontífice establece en el documento de 142 páginas las prioridades de su pontificado, que ya marcó en estos ocho meses en sus homilías, discursos y entrevistas.

Aboga, sobre todo, por una reforma de las estructuras eclesiásticas. Quiere una Iglesia mucho más descentralizada, con una mayor colegialidad y sinodalidad. Así, busca una mayor "democratización", en la que las conferencias episcopales tengan más protagonismo. Además, el ex arzobispo de Buenos Aires quiere que aumente la responsabilidad de los laicos, mantenidos "al margen de las decisiones".

Entre las reforma estructurales, el Papa llamó incluso a "pensar en una conversión del papado" para que el ejercicio de su ministerio sea "más fiel al sentido que Jesucristo quiso darle y a las necesidades actuales de evangelización".

En el centro de la exhortación está la vuelta a lo esencial del Evangelio, a la misericordia y la "revolución de la ternura" de Jesús; una Iglesia que no se pone en el centro, pero coloca en el centro a Cristo y está dirigida a la periferia "geográfica y existencial", a los más alejados y a los más pobres.

Hay una frase, muy del estilo de Francisco, que resume el espíritu de los tiempos que vienen: "Prefiero una Iglesia herida y manchada por salir a la calle, antes que una Iglesia preocupada por ser el centro y que termine clausurada en una maraña de obsesiones y procedimientos".

El Papa, además, hace un llamamiento para el cese de las luchas dentro de la Iglesia. "¡Cuántas guerras! ¿A quién vamos a evangelizar con esos comportamientos?", cuestiona.

Aboga, también, por una Iglesia que sea consciente de que los "preceptos dados por Cristo son poquísimos" y que no tenga miedo de revisar costumbres y normas que se han ido adoptando a lo largo de los siglos.

El otro eje de "Evangelii Gaudium" son las críticas de Francisco contra el actual sistema económico. El Papa sostiene que éste es "injusto en su raíz" porque predomina "la ley del más fuerte". Habla también de la existencia de una "nueva tiranía", de un "mercado divinizado" en el que imperan la "especulación financiera, una corrupción ramificada y una evasión fiscal egoísta".

Con frases categóricas, critica a aquellos que "todavía defienden las teorías del derrame, que suponen que todo crecimiento, favorecido por la libertad de mercado, logra provocar por sí mismo mayor equidad e inclusión social en el mundo".

Pide, entonces, "una reforma financiera que no ignore la ética" y que pasa por "un cambio de actitud enérgico por parte de los dirigentes políticos". Se rebela, además, ante el hecho de que "no sea noticia que muera de frío un anciano en la calle y que sí lo sea una caída de la Bolsa".

Por otro lado, indica que no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre el aborto, pues "no es progresista" resolver los problemas "eliminando una vida humana", aunque reconoce que la Iglesia hizo "poco" por acompañar a las mujeres que se encuentran en esta situación, sobre todo, en un contexto de violación o extrema pobreza. También habla de dar en la Iglesia un mayor protagonismo a la mujer, aunque el Papa vuelve a cerrar a la "discusión" el tema del sacerdocio femenino.

En la exhortación, Francisco volvió a tender la mano a los divorciados vueltos a casar: "La Iglesia no es una aduana. Es la casa donde hay lugar para cada uno con su vida a cuestas", sostuvo respecto a los divorciados que se volvieron a casar.

El ecumenismo, otro de los ejes del pontificado de Francisco, también está presente en el documento, que aborda la relación con los musulmanes, un tema delicado durante el papado de Benedicto XVI. Francisco suplica a los Estados musulmanes que garanticen libertad religiosa a los cristianos tal como los países occidentales lo hacen con los creyentes del islam.

Los documentos papales

Detalles de la primera exhortación apostólica

  • 142

    Páginas


    Tiene la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (La alegría del Evangelio), la primera publicación del pontificado de Francisco
  • 2012

    Fue el Sínodo de Obispos


    Evangelii Gaudium surge tras el sínodo de obispos del 7 al 28 de octubre del año pasado, dedicado a "la nueva evangelización para la transmisión de la fe"
  • Las exhortaciones apostólicas generalmente se promulgan después de un sínodo de obispos. Predomina en ellas el carácter doctrinal. Se diferencian de las encíclicas, cartas públicas del Papa sobre distintos temas, en las que prevalece el carácter pastoral
  • Existen otros documentos papales: la Constitución Apostólica, con la que el Papa promulga leyes; las cartas apostólicas, dirigidas a grupos específicos, y motu proprio, un documento de iniciativa personal del Papa
  • Agencias AFP, AP, EFE y Reuters

    Del editor: qué significa.

    Las palabras de cambio del Papa tienen un correlato práctico menos grandilocuente pero firme, que va desde la limpieza del IOR hasta el plan de cogobierno.

    ADEMÁS

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.