Vaticano. Francisco reclamó una solución de dos Estados al conflicto árabe-israelí