El escenario. Frenéticas 48 horas que desnudaron la fractura del eje franco-alemán