El escenario. Frondizi, entre la incredulidad y el enojo