El régimen comunista, ante su mayor desafío: la polémica por los Juegos Olímpicos. Fuertes protestas contra China en Londres