Furor por el papa Francisco en EE.UU.: en 2 minutos se agotaron 10.000 entradas para verlo