Ganó dos millones de dólares, pero tuvo que pedir prestado