Ganó el socialismo y complica a Chirac