El presidente de EE.UU. se defiende. George Bush se ríe de sí mismo para enfrentar las críticas