Miami recupera la calma. Georges se dirige ahora hacia Nueva Orleáns