Georges ya causó cinco muertos en el sur de los EE. UU.