Germán, el líder sin capucha