La Casa Blanca, en uno de sus peores momentos: la filtración del nombre de una agente encubierta. Golpe a Cheney por el escándalo de la CIA