Golpe para Pedro Sánchez en España: fracasó su presupuesto y el país se encamina a elecciones

La derrota implica un fuerte revés. Es un golpe asimilable a una pérdida de confianza.
La derrota implica un fuerte revés. Es un golpe asimilable a una pérdida de confianza. Fuente: Reuters
Silvia Pisani
(0)
13 de febrero de 2019  • 09:09

MADRID.- El gobierno socialista de Pedro Sánchez sufrió su peor derrota parlamentaria con el fracaso de su proyecto de presupuestos generales, que implica un fuerte revés. Es un golpe asimilable a una pérdida de confianza. Un punto de difícil retorno para el gobierno socialista. El presidente anunciará el viernes si adelanta las elecciones, anunciaron fuentes del Ejecutivo.

Es el paso consecuente. Lo reclaman los principales partidos de oposición: el derechista Popular (PP) y el liberal Ciudadanos. También piden elecciones "barones" y referentes de peso del gobernante Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Tras la derrota, el presidente abandonó el Congreso en silencio, en medio de una incertidumbre en aumento. Es él quien debe definir si se llama o no a elecciones y cuándo.

Tres son las fechas que se mencionan como de posible concurrencia a las urnas. Las más próximas conjeturan con una convocatoria tan pronto como para el 14 o el 28 de abril. También se baraja el 26 de mayo, en este último caso, en coincidencia con las elecciones europeas y municipales, lo que daría paso a un "súper domingo" electoral.

Golpe de los independentistas

Fueron los independentistas, anteriores socios de Sánchez, los que definieron la derrota del socialista con su voto en contra.

"No hubo salida. Nosotros reclamamos un compromiso de diálogo y de mediación internacional que el presidente Sánchez no parece dispuesto a asumir", explicó Sergi Sabriá, el jefe del bloque de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC) en el Parlamento catalán.

Sánchez, que se había propuesto resistir, intentó hasta último momento evitar el naufragio. A no dar el partido por perdido.

Su negociador en la sombra, José Luis Abalos -actual secretario de Organización del PSOE- entró y salió del Congreso en gestiones contrarreloj. Pero nada más pudo hacer. "Hasta último momento hay esperanza", había dicho minutos antes su ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

"No se rindan", clamaban desde la izquierda radical de Podemos. El jefe de ese partido, Pablo Iglesias, también fracasó en sus intentos de convertirse en el "negociador estrella" que doblegara el rechazo del independentismo.

Con el juicio a doce políticos catalanes en marcha, el independentismo que ejerce el gobierno regional de Cataluña no se mostró dispuesto a dar esos presupuestos.

Sánchez es el único presidente desde la recuperación plena de la democracia que llegó al poder no como resultado de elecciones generales sino como consecuencia de una moción de censura contra su predecesor, el derechista Mariano Rajoy.

Su frágil gobierno asumió en junio pasado con sólo 84 diputados de los 350 que tiene en el Congreso de los Diputados y expuesto a una negociación permanente con el independentismo.

La derrota implica un fuerte revés. Es un golpe asimilable a una pérdida de confianza.
La derrota implica un fuerte revés. Es un golpe asimilable a una pérdida de confianza. Fuente: Reuters

La última fase de esa conversación -con la pretensión catalana de un mediador internacional ante el Estado español- terminó por dinamitarlo.

"Fueron ellos los que se levantaron de la mesa y se fueron", explicó Joan Tardá, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC).

Promesa incumplida

Es la segunda vez en la historia de España en que un gobierno pierde su agenda en la primera votación. Lo mismo le pasó años atrás al ex presidente Felipe González ante el derechista Partido Popular (PP).

Sánchez incumplió la promesa con la que llegó al poder de "llamar a elecciones cuanto antes". "Llamaré a elecciones cuanto antes", dijo en mayo pasado, antes de asestar el golpe de gracia contra su predecesor.

Una vez en el poder, cambió el discurso y sostuvo su deseo de permanecer en la Moncloa hasta junio de 2020.

El socialismo no ocultaba el reproche a sus anteriores socios independentistas, que atajaban como podían el reproche de "chantaje".

"Nosotros no provocamos elecciones anticipadas. Lo que queremos es negociación", dijo el presidente del Parlamento regional catalán, Roger Torrent, de Izquierda Republicana de Cataluña (ERC).

Posibles candidatos para nuevos comicios

Pedro Sánchez (Partido Socialista Obrero Español)

  • Llegó al poder en junio por una censura parlamentaria a su predecesor, Mariano Rajoy (PP); no cumplió la promesa de llamar a elecciones en ese momento y ahora enfrenta una convocatoria anticipada, de la que podría participar

Pablo Casado (Partido Popular)

  • Con elecciones generales enfrentaría su primer desafío como líder nacional del partido; quiere "legalidad y concordia" con Cataluña, y la promesa de "jamás pactar" con "los populistas"

Albert Rivera (Ciudadanos)

  • Asegura que el gobierno de Sánchez "es malo" para España y que "hay que echarlo cuanto antes" del Palacio de la Moncloa, la sede del Poder Ejecutivo

Santiago Abascal (Vox)

  • El partido de ultraderecha, escindido del PP, emergió hace poco como un actor de potencial peso en el escenario nacional; las próximas generales serían su primera prueba para llegar al Congreso de los Diputados

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.