Suscriptor digital

Grecia, otra vez en riesgo de dejar el euro

El ascendente partido Izquierda Radical recibió el encargo de formar gobierno; propuso anular el acuerdo con la UE sobre el rescate
(0)
9 de mayo de 2012  

ATENAS.- Grecia se hundió ayer aún más en una crisis política de imprevisibles consecuencias para la Unión Europea cuando la agrupación de izquierda Syriza, convertida en la segunda fuerza, empezó a negociar la formación de un gobierno que reniegue del rescate financiero y del ajuste acordado con Bruselas, algo que podría terminar sacando al país de la zona euro.

El líder de Syriza (Izquierda Radical), Alexis Tsipras, recibió el mandato del presidente Karolos Papoulias para formar gobierno luego de que el partido conservador Nueva Democracia, que lo superó por escaso margen en las elecciones legislativas del domingo, fracasara en el mismo objetivo tras negociar sin éxito con los demás partidos con representación parlamentaria.

"Es un momento histórico para la izquierda", dijo Tsipras durante una reunión con el presidente. "El público votó en masa contra las brutales políticas del acuerdo con la UE", agregó. También llamó a los partidos del gobierno saliente a explicar en Bruselas que sus firmas en los programas de ahorro y estabilización ya no son válidas, y señaló que todos los acuerdos sellados con los acreedores quedaron anulados tras las elecciones.

Si los líderes de Nueva Democracia y Pasok, socios en la anterior coalición, "lamentan genuinamente sus desastrosas decisiones, que les escriban mañana a los dirigentes de la UE y al FMI para que revoquen sus firmas", declaró Tsipras. "Si no lo hacen, los insto a dejar de engañar al pueblo griego", agregó, en referencia a los llamados de ambos partidos a formar un gobierno de "salvación nacional" sobre la base de los términos del rescate, que incluyen recortes de salarios y pensiones.

Tsipras anunció que, en el caso de formar gobierno, aprobará una moratoria en el pago de las deudas del país, mientras expertos internacionales analizan el valor exacto y la legitimidad de las deudas. Pero los conservadores de Nueva Democracia y los socialistas del Pasok reaccionaron de inmediato y advirtieron que se trata de una actitud poco realista, ya que Grecia necesita urgentemente dinero fresco, en concreto 30.000 millones de euros, antes de fines de junio, si quiere evitar la quiebra.

Las declaraciones de Tsipras provocaron una nueva ola de nerviosismo en Europa, ante los crecientes temores a que Grecia nuevamente desestabilice la zona euro, como lo hizo en 2009, cuando comenzó la crisis de deuda. La crisis política en Grecia se suma, además, al intenso debate sobre los límites de la austeridad en Europa, especialmente después del triunfo del socialista François Hollande en Francia.

Funcionarios de la UE rechazaron cualquier compromiso con Atenas en los términos del rescate. Joerg Asmussen, miembro del directorio ejecutivo del Banco Central Europeo, advirtió que el rescate no podía ser renegociado y que no había alternativas si Grecia quería permanecer en la zona euro.

Claro reflejo de la incertidumbre que vive el país desde el fuerte voto castigo a los partidos tradicionales el domingo pasado, sin mayoría clara para la gobernabilidad, la Bolsa de Atenas cayó ayer a su nivel mínimo en casi 20 años, al encadenar dos días de grandes pérdidas, que sumaron un derrumbe del 10%.

El líder de Nueva Democracia, Antonis Samaras, dijo que Tsipras lo había invitado a formar parte de un nuevo gobierno, aunque con la condición de sumar su voz al rechazo del rescate. "Me está pidiendo que firme la destrucción de Grecia. No haré esto", declaró.

Samaras insistió en que no apoyará un gobierno bajo esas condiciones y señaló que Tsipras tenía muy pocas chances de lograr un acuerdo, lo que hace cada vez más posible la opción de la convocatoria a nuevas elecciones.

En sintonía con su líder, un alto funcionario del gobierno saliente dijo que pocos de los asesores de Tsipras parecen entender que si la UE y el FMI no conceden el rescate Grecia se quedaría sin fondos para pagar salarios y pensiones.

"El país se dirige a gran velocidad hacia la catástrofe", señaló el diario local Kathimerini en un editorial. "Si no se forma un gobierno de salvación nacional en los próximos días, serán inevitables unas nuevas elecciones", agregó.

En teoría, Tsipras no tiene los números para formar gobierno, con sólo 71 escaños de los 300 del Parlamento para una alianza de izquierda. Los comunistas ya rechazaron unirse. La única opción con una leve chance de éxito podría ser que los socialistas del Pasok se unieran a una coalición con Tsipras.

Los analistas sostienen, sin embargo, que incluso si formara gobierno sería demasiado frágil y duraría sólo unos meses.

Agencias Reuters, EFE y DPA

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?