En medio de disturbios, el parlamento griego aprobó un duro ajuste para su economía