Guaidó apela a la ayuda del Papa para forzar la salida de Maduro del poder

Fuente: Reuters
Le pidió respaldo a Francisco para que "le haga ver" al presidente chavista la necesidad de iniciar un proceso de transición; advertencia del líder opositor por el "baño de sangre y la hambruna"
Daniel Lozano
(0)
8 de febrero de 2019  

CARACAS.- "El tiempo es otro en Venezuela ". El presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó , respondió a la Santa Sede con un sutil ejercicio de diplomacia, que bien pareciera vaticana. "Haga ver a [ Nicolás] Maduro la necesidad de ir hacia un proceso de transición ordenada que estabilice el país", le pidió el jefe de la Asamblea Nacional al Papa durante una entrevista televisiva.

La transición es el segundo paso de la hoja de ruta marcada por el Parlamento -dominado por la oposición-, posterior al "fin de la usurpación" y previa a la convocatoria de unas elecciones libres y democráticas. Guaidó y su equipo no contemplan en la actualidad que se repita un escenario como en 2016, con unos diálogos donde el Vaticano participó como facilitador y cuyos acuerdos fueron irrespetados por la revolución. Lo que exigen de forma directa es que Maduro abandone el poder.

"La gran autoridad moral que tienen el Vaticano y el Papa a lo mejor facilita el proceso de garantías para algunos que hoy se han negado a ver la realidad", subrayó el discípulo del preso político Leopoldo López.

Maduro, a pesar de los precedentes históricos, ha querido sumar al Papa a los intentos de resucitar un diálogo para ganar tiempo, como los que ayer se dieron en Montevideo, con participación de Uruguay y México (que siguen reconociendo a Maduro) y la Unión Europea (UE). Un "falso diálogo" al que la oposición se opone frontalmente y que solo su mención provoca sudores fríos entre sus dirigentes y un vendaval de quejas e improperios entre sus seguidores.

El Vaticano no contempla participar en ningún diálogo si no se produce una petición previa de ambos bandos, como sí ocurrió en 2016, donde el papel de Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede y antiguo nuncio apostólico en Caracas, fue clave. La carta personal que dirigió a Maduro luego de que fracasaran las negociaciones por el incumplimiento bolivariano fue aprovechada por el oficialismo para descargar su ira en su contra. "Falta de respeto, irresponsable, creer que desde el Vaticano van a tutelar a Venezuela", acusó entonces Diosdado Cabello, número dos de la revolución.

"Sería feliz de recibir al Papa en nuestro país, un país muy católico, muy devoto, de gran tradición religiosa", dijo Guaidó, de 35 años, un político de profundas convicciones religiosas que además cuenta con el apoyo expreso, desde el primer día, de la Conferencia Episcopal Venezolana, clave en la arquitectura de poder del Frente Amplio Venezuela Libre.

"Esta universidad está comprometida con el cambio en el país. Y ese cambio significa bienestar, progreso, dignidad, libertad y democracia", destacó el padre José Virtuoso, rector de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB).

Guaidó también contestó de forma indirecta al Papa, al afirmar que lo más dramático es que el derramamiento de sangre está en curso. "Lo que está generando este baño de sangre y esa hambruna es el mantenimiento de Maduro usurpando funciones". Francisco afirmó hace días que reza para evitar un baño de sangre en Venezuela.

La feroz represión contra las protestas entre el 21 y el 24 de enero provocó la muerte de más de 40 personas, según Naciones Unidas, y la detención de 988, récord histórico en el país. De los casi 1000 arrestados, 700 siguen privados de libertad, contando 47 estudiantes entre 18 y 22 años, según las denuncias realizadas por el Foro Penal.

Acción

Desde filas opositoras se reclama al Vaticano que actúe como la veintena de países de la UE que ya reconocieron a Guaidó como presidente encargado de Venezuela. El Papa sostiene que tomar partido en este momento "sería una imprudencia pastoral de mi parte y haría daño".

La última encuesta, realizada por la Asociación Venezolana de Consultores Políticos, confirma cuál es la situación actual del ánimo de los ciudadanos: el 71,3% tiene una opinión positiva de Guaidó frente al 19,7% que todavía la tiene de Maduro. De este sondeo llama la atención cómo el mismo porcentaje de encuestados (389%) estima que para salir de la crisis es necesaria una negociación o lo contrario, que Maduro abandone el poder sin violencia, precisamente los escenarios puestos sobre la mesa en las últimas horas. Los que desean una invasión militar solo llegan al 9,7%.

En un intento de contrarrestar las masivas demostraciones de apoyo popular en las calles al nuevo líder opositor, convertido en un referente de esperanza, el chavismo empezó la recolección de firmas contra la administración de Washington.

El objetivo es presentar al mundo 10 millones de firmas de apoyo, con las que realmente no cuentan. Las primeras denuncias sobre coacciones para que acudan a firmar a quienes reciben las cajas de comida CLAP (versión bolivariana de la libreta de racionamiento cubana) ya son investigadas por organizaciones civiles.

La batalla en el frente externo

Reconocimiento

Más de 40 países -entre ellos, Estados Unidos y la Argentina- reconocieron a Guaidó como presidente encargado de Venezuela; desde que juró otra vez como mandatario, Maduro recibió fuertes presiones de la comunidad internacional para que llame a elecciones libres

Diálogo

Uruguay y México optaron por mantenerse neutrales y llamar a un diálogo entre la oposición y Maduro; buscan avanzar en esa dirección con la cumbre que empezó ayer en Montevideo

Pedido

Guaidó apeló a la ayuda de Francisco y de la diplomacia internacional para alcanzar un gobierno de transición que conduzcan "a elecciones verdaderamente libres"

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.