Guantánamo: más críticas a Washington

Crece la presión para que a los prisioneros los proteja la Convención de Ginebra
(0)
23 de enero de 2002  

GUANTANAMO.- La situación en torno de las condiciones de detención de los prisioneros afganos en la base norteamericana de Guantánamo genera cada vez mayores críticas de organizaciones humanitarias internacionales y de los gobiernos que tienen a ciudadanos detenidos allí.

En un duro comunicado, el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Joschka Fisher, instó a los Estados Unidos a tratar a los detenidos cumpliendo con la Convención de Ginebra. "Pensamos que cualquiera que fuere la definición de su status, deben ser tratados como prisioneros de guerra", dijo Fisher. Esta demanda se une a los reclamos de la Unión Europea, de Holanda, de Gran Bretaña, de Amnistía Internacional y de la Cruz Roja para que los detenidos sean considerados prisioneros de guerra y queden sujetos a las leyes internacionales.

Pero las protestas no sólo vienen del exterior. Un juez federal norteamericano estudia una demanda presentada por un grupo de abogados, profesores y clérigos de Los Angeles -entre ellos el ex secretario de Justicia Ramsey Clark- para determinar si los 158 prisioneros transferidos desde Afganistán hacia la base caribeña están detenidos en violación de la Constitución estadounidense y de la Convención de Ginebra.

Antes de responder a la demanda, el juez A. Howard Matz debe decidir si tiene jurisdicción en el caso y si los demandantes tienen personería jurídica para llevar adelante la denuncia.

Estados Unidos reaccionó ante las críticas afirmando que trata a los prisioneros humanamente. "Ningún detenido ha sido lastimado ni maltratado", sostuvo ayer el secretario de Defensa, Donald Rumsfeld.

Mientras hablaba, el talibán norteamericano John Walker Lindh, detenido en Afganistán, emprendía su regreso a Estados Unidos desde la nave de guerra USS Battan, que navega por el océano Indico, según confirmaron funcionarios del Pentágono.

En tanto, sumándose a pedidos de Francia y Yemen, el director de investigación de Amnistía Internacional, Claudio Cardone, solicitó el ingreso de su organización en la base norteamericana. "Es esencial que abogados y monitores de derechos humanos tengan acceso a esos prisioneros", sostuvo.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.