Gülen, el clérigo acusado de conspirador

(0)
17 de julio de 2016  

WASHINGTON.- Formado como imán, el encargado de dirigir las plegarias, Fethullah Gülen cobró notoriedad hace unos 50 años en Turquía, al promover una filosofía que combinaba una forma mística del islam con una férrea defensa de la democracia, la educación, la ciencia y el diálogo interreligioso.

Sus seguidores abrieron 1000 escuelas en más de 100 países, incluidas 150 internados subvencionados por el Estado en todo el territorio de Estados Unidos. En Turquía, dirigieron universidades, hospitales, fundaciones benéficas, un banco y un enorme emporio de medios que incluye diarios, radios y canales de televisión.

Pero Gülen también intervino en la política y ayudó desde 2002 en adelante al Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP) de Erdogan a deshacerse de los militares como actor político.

El romance entre el presidente y el clérigo duró unos diez años, y en 2013 rompieron relaciones, luego de que una serie de acusaciones de corrupción en el gobierno fueran destapadas por simpatizantes del imán.

Hace tiempo que el presidente turco acusa a Gülen de complotar para derrocar al gobierno. Anteanoche, Erdogan volvió a decir que el predicador estaba detrás del intento de golpe de Estado. Gülen, que emigró a Pennsylvania en 1999, negó las acusaciones.

Hoy el predicador lleva una vida apacible en un complejo de diez hectáreas en la montañas, desde donde dirige su ONG . Algunas de sus escuelas fueron investigadas por el FBI por denuncias de desmanejos financieros.

Agencia AP

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.