Una realidad inquietante. Hay ciudades de EE.UU. que tienen de todo... menos chicos