Opinión. Hemos esperado demasiado tiempo a Europa