Hezbollah cede el control de Beirut

Lo hizo luego de que el ejército suspendió dos medidas del gobierno en su contra; ayer hubo 14 muertos en el norte del país
(0)
11 de mayo de 2008  

BEIRUT.- Un día después de tomar parte de la capital libanesa, en lo que fue calificado de "un golpe de Estado armado y sangriento" por el oficialismo, el movimiento prosirio y proiraní Hezbollah cedió al ejército el control de la ciudad luego de que las fuerzas armadas revocaron dos medidas del gobierno cuestionadas por este grupo terrorista.

Militantes armados de Hezbollah habían salido a la calle en Beirut y en otros puntos del país el miércoles pasado después de que el gobierno intentara desmantelar su red de comunicaciones militares y remover al jefe del aeropuerto de Beirut, sospechado de connivencia con este grupo chiita, apoyado por Siria e Irán y enemigo de Israel.

Los militantes chocaron contra los seguidores del gobierno, lo que dio lugar a los peores enfrentamientos internos en el Líbano desde la guerra civil que tuvo lugar entre 1975 y 1990. Desde el pasado jueves murieron por lo menos 37 personas en los enfrentamientos y 113 resultaron heridas.

Ayer reinaba una tensa calma en la ciudad. "La presencia de elementos armados se ha reducido significativamente", dijo un vocero del ejército.

"La oposición finalizará toda la presencia armada en Beirut, de modo que la capital quedará en manos del ejército", dijo Hezbollah, en un comunicado.

Sin embargo, la violencia se extendió ayer hacia otros puntos del Líbano, como Trípoli y el valle de la Bekaa. En la ciudad de Halba, en el Norte, se produjeron enfrentamientos, con 14 muertos, entre seguidores de la Corriente de Futuro, de la mayoría gubernamental antisiria, y partidarios de Hezbollah.

El estallido mostró la capacidad de Hezbollah de jaquear al gobierno libanés, respaldado por Washington. Los disturbios se intensificaron el jueves pasado, tras un encendido discurso del líder de la organización, Hassan Nasrallah, que había calificado las medidas del gobierno, ayer dejadas sin efecto temporariamente por el ejército, de "declaración de guerra".

No obstante, el premier libanés prooccidental, Fouad Siniora, aclaró ayer, en un discurso al país, que "no ha declarado la guerra ni nunca lo hará" a Hezbollah, e instó a la organización a un diálogo "sin condiciones previas", patrocinado por una "parte neutral".

"Nuestro verdadero enemigo es Israel", aseveró el premier en varias oportunidades, en referencia al país con el que Hezbollah libró una guerra abierta en 2006. "Es Hezbollah quien tiene un problema con el Líbano", agregó. Siniora cuestionó al grupo, que tiene un brazo político y otro militar, "que llama al diálogo, habla de calma y prepara la guerra". Y advirtió que el país "no caerá bajo el golpe [de Estado], ni volverá a la hegemonía del terrorismo".

Desobediencia civil

Aunque la emergencia parecía desactivada, la oposición anunció que mantendrá la campaña de desobediencia civil que mantiene desde noviembre de 2006, tras la dimisión de seis ministros chiitas del gobierno. El Líbano tampoco tiene presidente desde noviembre del año pasado. "No aceptaremos el nombramiento de un nuevo presidente hasta que no se forme un nuevo gobierno de unidad nacional", dijo ayer el diputado opositor Ali Hassan Jalil, del movimiento chiita Amal, aliado de Hezbollah.

La emergencia comenzó a descomprimirse ayer con la alocución de Siniora, que dejó en manos del ejército -visto mayormente como una fuerza neutral- la última palabra sobre la decisión de su Ejecutivo de desmantelar la red de telecomunicaciones de Hezbollah y de destituir al jefe de la seguridad del aeropuerto de Beirut, Wafiq Shqeir.

"Apelo al ejército a que imponga el imperio de la ley y que haga que los hombres armados abandonen las calles", había pedido Siniora. Poco después, el mando militar, encabezado por el general Michel Sleiman, anunció que frenaba la aplicación de las resoluciones del gobierno hasta que se investigaran los hechos en profundidad.

Por esta decisión, Shqeir mantendrá su puesto en el aeropuerto hasta que se esclarezca si estaba al corriente de que Hezbollah había instalado cámaras de vigilancia en la aeroestación. En cuanto a la red de comunicaciones, considerada por Hezbollah fundamental para combatir a Israel, el ejército se comprometió a estudiar un informe del Ejecutivo que dice que viola la soberanía libanesa.

Masivo éxodo a Damasco

  • DAMASCO (AFP).- Miles de libaneses y extranjeros huyeron del Líbano, a causa de la ola de violencia que estalló en el país, y se refugiaron en Siria, cuya capital, Damasco, tenía sus hoteles abarrotados. La única salida posible de la capital libanesa era por tierra, en virtud de que el aeropuerto y el puerto de Beirut estaban paralizados. "La situación en el Líbano ha hecho aumentar la ocupación hotelera a casi el 100%", señaló un trabajador de un hotel de la capital siria. "Son muchas las personas que vienen a Siria huyendo de los acontecimientos en el Líbano", comentó, a su vez, una trabajadora del hotel Cham.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.