Hitler habría ordenado arrasar el Vaticano y deportar a Pío XII

Según un historiador italiano, la decisión fue tomada como represalia por la presunta ayuda del Pontífice a los judíos y por la oposición de la Iglesia al régimen nazi
(0)
23 de agosto de 2001  • 12:59

Adolf Hitler ordenó en 1943 la destrucción del Vaticano y la deportación del papa Pío XII como represalia por la presunta ayuda del Pontífice a los judíos y por la oposición de la Iglesia al régimen nazi, según el historiador italiano Andrea Tornielli

Tornielli explica en su obra "Pío XII, el Papa de los judíos", que acaba de salir a la venta en Italia, que el "Führer" montó en cólera tras la firma del armisticio entre el Gobierno Badoglio y los aliados el 8 de septiembre de 1943, y ordenó a las SS arrasar "a sangre y fuego" la Santa Sede.

El líder nazi habría dispuesto el traslado del Papa al principado de Liechtenstein, donde debería haber permanecido como rehén de los alemanes.

El plan no llegó a cumplirse gracias a la oposición del oficial que iba a dirigirlo: el general Karl Wolff, entonces comandante de las SS en Italia, quien logró disuadir a su superior.

El ex ministro italiano Giulio Andreotti ha defendido la validez de la tesis de Tornielli en su intervención en un mitin del grupo conservador católico "Comunión y Liberación" que se celebra esta semana en la localidad costera de Rimini (norte).

Andreotti defendió la figura de Pío XII y rechazó las críticas que recibió el Pontífice al final de la Segunda Guerra Mundial sobre su pasividad ante el holocausto judío realizado por los nazis.

"La hostilidad contra el papa Pacelli no se debió a su debilidad contra el nazismo, sino a su rechazo del comunismo", aseguró.

Los argumentos expuestos por Tornielli ya habían sido apuntados por historiadores y estudiosos en los últimos años, que citaban testimonios y documentos de la etapa de la ocupación nazi de Roma.

Este libro sale a la luz cuando está en marcha el proceso de beatificación de Pío XII, rechazado por la comunidad judía y el Gobierno de Israel.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?