Una iniciativa sin precedente. Inauguran un "arca de Noé" para conservar semillas en el Artico