Incertidumbre y fuego cruzado en un frenético final de campaña en Cataluña