Las negociaciones, en pausa. Incierto futuro para el diálogo de paz