India y Paquistán advierten que están listos para la guerra

Amenazas de Vajpayee y Musharraf
(0)
31 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI.- El primer ministro de la India, Atal Behari Vajpayee, subió ayer la apuesta en su discurso bélico y recibió apoyo unánime del Parlamento en caso de ir a una guerra con Paquistán por la región de Cachemira. Islamabad, preocupada por el desplazamiento de tropas, respondió que está dispuesta a participar en un conflicto bélico que enfrente a las potencias nucleares del sur de Asia.

"No queremos la guerra, pero si la guerra es impuesta, entonces la afrontaremos todos unidos", dijo el ministro indio para las Relaciones con el Congreso, Pramod Mahajan, luego de haber conseguido el apoyo de los partidos opositores.

En respuesta, el presidente de Paquistán, Pervez Musharraf, afirmó: "Cualquier persona sana de mente rechazaría la opción de la guerra; espero que no lleguemos a eso... Si nos imponen la guerra, Paquistán, con sus fuerzas armadas y sus 40 millones de habitantes, está dispuesto a enfrentar las consecuencias".

Musharraf agregó que cuando el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, lo llamó el sábado por teléfono, él le contestó que el pedido de moderación debía dirigirse a la India y no a Paquistán, ya que su país sólo estaba "reaccionando" a las acciones de aquél país. Islamabad -aseguró el presidente- está dispuesta a tomar medidas en respuesta al despliegue de más tropas indias en la frontera.

Sin embargo, a pesar de su amenaza de guerra, el premier indio reiteró ayer que lanzará una campaña diplomática para evitar cualquier conflicto bélico; la ofensiva comenzaría en las primeras semanas de enero, por lo que los analistas descartan un enfrentamiento entre las potencias nucleares en los próximos días.

Tras la comunicación de Bush con los mandatarios de Paquistán e India el sábado, ambas naciones del sur asiático suavizaron el tono de la retórica bélica; por su parte, grupos extremistas paquistaníes antiindios también redujeron sus actividades en Cachemira ante la presión internacional.

La tensión entre ambos países recrudeció el 13 de diciembre último, cuando un comando con supuestos kamikazes islámicos paquistaníes atentó contra el Parlamento indio.

Líder terrorista arrestado

Nueva Delhi exigió a Islamabad el arresto de los grupos terroristas que atentan contra India en Cachemira. Paquistán tomó medidas drásticas contra estos grupos: sus cuentas fueron congeladas y unos 50 fueron arrestados, dijo el canciller paquistaní, Abdul Sattar.

El arresto más importante se produjo ayer: Hafiz Mohammed Saeed, líder del movimiento islámico Lashkar-e-Taiba, uno de los dos grupos terroristas a los que India acusa de atentar contra su Parlamento.

La ascendente tensión entre las dos potencias nucleares se acrecentó ayer por la madrugada, cuando soldados indios abrieron fuego muy cerca de la Cachemira paquistaní. Los incidentes no provocaron víctimas entre la población civil, impulsada a escapar por temor a un enfrentamiento en la región. Cachemira ha sido el motivo de dos de las tres guerras que mantuvieron India y Paquistán.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.