India y Paquistán buscan evitar una guerra

Sin embargo, el premier indio, Atal Behari Vajpayee, llamó a la población a "estar preparados para cualquier eventualidad"
(0)
30 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI.- El primer ministro de la India, Atal Behari Vajpayee, dijo ayer que su país hará todo lo posible por evitar una guerra con el vecino Paquistán, pero igualmente llamó a la población a "estar preparados para cualquier eventualidad", en alusión a la posibilidad de que estalle el cuarto conflicto bélico entre ambas potencias nucleares desde su independencia y división, en 1947.

Mientras la tensión continúa en aumento, Nueva Delhi rechazó, además, una invitación de Islamabad para una cumbre entre Vajpayee y el presidente paquistaní, Pervez Musharraf, la semana próxima en Nepal.

La India indicó que no mantendrá negociaciones de paz hasta que las tropas paquistaníes dejen de librar lo que Nueva Delhi considera "una guerra por delegación", el respaldo a las guerrillas islámicas enfrentadas a las fuerzas indias en la disputada región de Cachemira, cuya población es mayoritariamente musulmana.

En este sentido, Vajpayee insistió ayer en que "serán empleados todos los medios" para combatir el "terrorismo patrocinado" por Paquistán. "Lo dije antes y desearía repetirlo ahora: no queremos la guerra, pero una guerra en forma de terrorismo transfronterizo ha sido ya impuesta a la India", dijo el premier en un discurso ante miembros de su partido, Bharatiya Janata (nacionalista hindú). "Haremos todo lo posible por evitar la guerra con Paquistán", reiteró Vajpayee, para añadir: "En esta coyuntura, pido a mis conciudadanos que estén preparados para cualquier eventualidad con unidad, coraje y confianza suprema en lo justo de nuestra lucha".

En Islamabad, el ministro de Relaciones Exteriores paquistaní, Abdul Sattar, dijo a su vez que "Paquistán no busca ninguna guerra, ya sea local o general, convencional o nuclear", con la India. "Las armas nucleares son terribles y su uso debería ser inconcebible para cualquier Estado", afirmó.

Sattar también dijo que la situación con la India sigue "peligrosamente tensa" y que "si es necesario, Paquistán podría tomar la decisión de desplazar tropas a donde se requiera para la defensa del Estado", y subrayó que la India reforzó ya sus fuerzas en la frontera y en la llamada Línea de Control, que divide a Cachemira.

Las relaciones entre la India y Paquistán se volvieron cada vez más tensas a partir de un sangriento ataque suicida contra el Parlamento indio el 13 de este mes, en el que 14 personas murieron, incluidos los atacantes. La India culpa del ataque a dos grupos islámicos que operan en territorio paquistaní, con protección oficial.

A partir de esa fecha, ambos países enviaron tropas a la frontera en la disputada región de Cachemira, mientras que Nueva Delhi impuso una serie de sanciones diplomáticas y económicas a Paquistán, que de inmediato adoptó disposiciones similares.

El asesor de Seguridad Nacional, Brajesh Mishra, dijo que las fuerzas indias permanecerán en la región fronteriza hasta que la India considere que Paquistán adoptó "medidas creíbles, firmes, sustanciales y visibles" contra los grupos militantes.

Cumbre rechazada

Por otro lado, Sattar confirmó la asistencia del presidente Musharraf a la cumbre de países del sudeste asiático que tendrá lugar entre el 4 y el 6 de enero en Katmandú. Tanto el ministro indio de Relaciones Exteriores, Jaswant Singh, como el primer ministro Vajpayee tienen previsto acudir a ese encuentro. Anteayer, Musharraf se declaró dispuesto a mantener una cumbre con Vajpayee, oferta que Nueva Delhi rechazó: "No faltarán las cortesías pero en cuanto al tema de una reunión, no hay nada previsto", indicó una vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores indio, Nirupama Rao.

"El clima no es propicio para el diálogo", explicó la funcionaria, y agregó que Paquistán no prohibió todavía, como exige Nueva Delhi, las actividades de dos grupos islámicos a los que la India responsabiliza del ataque en el Parlamento indio. Trascendió, sin embargo, que sí mantendrán un encuentro los dos cancilleres.

Los esfuerzos diplomáticos para evitar una guerra se multiplicaron, y ayer el presidente iraní, Mohammed Khatami, se ofreció para mediar entre ambos países.

Ayer, en tanto, volvió a reanudarse el intercambio de fuego a lo largo de la frontera en Cachemira. Una persona murió y tres resultaron heridas del lado paquistaní, mientras que por lo menos 18 soldados indios murieron cuando colocaban minas cerca de la línea para evitar el posible avance de blindados paquistaníes.

Cubren el Taj Mahal

  • NUEVA DELHI (ANSA) - Ante el aumento de los temores por una nueva guerra entre India y Paquistán, las autoridades arqueológicas indias decidieron cubrir con telas negras el Taj Mahal, el célebre palacio de la era Moghul, para protegerlo de eventuales ataques aéreos paquistaníes. Funcionarios de la Superintendencia Arqueológica se dirigieron a Agra para supervisar la cobertura las cúpulas y minaretes del monumento.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.