India y Paquistán cortan vínculos

Reducirán el personal de sus embajadas y anularán conexiones aéreas y terrestres
(0)
28 de diciembre de 2001  

NUEVA DELHI.- Pese a los esfuerzos internacionales para que las dos potencias atómicas reduzcan la escalada de tensión, India, molesta por lo que considera una falta de acciones de Paquistán contra extremistas islámicos, anunció ayer nuevas sanciones diplomáticas contra su vecino, incluyendo la suspensión de vuelos, viajes de tren y ómnibus, a lo que Islamabad respondió con iguales medidas.

Tras una reunión del gabinete de seguridad del primer ministro Atal Behari Vajpayee, India anunció que retiraría a unos 50 funcionarios de su embajada en Islamabad, que cuenta con 110 personas, y que prohibiría el acceso a su espacio aéreo de todos los aviones Pakistan International Airlines, la única aerolínea paquistaní que une ambas naciones.

Con sus sanciones, Vajpayee intenta forzar a Islamabad a que detenga y castigue a los militantes separatistas islámicos de Cachemira -con base en Paquistán-, a los que Nueva Delhi culpa de un atentado en el Parlamento de India hace dos semanas. Además, busca calmar la creciente presión interna para que tome mayores sanciones contra su vecino y enemigo histórico.

Poco después de que el gobierno indio anunció sus sanciones, Paquistán respondió que tomaría exactamente las mismas medidas en represalia contra Nueva Delhi.

"Esas medidas sólo contribuirán a aumentar la tensión, y nos vemos obligados a tomar medidas equivalentes", declaró un vocero del ministro de Relaciones Exteriores paquistaní, Aziz Ahmed Jan.

La última semana, Paquistán e India se acusaron mutuamente de crear tensión en torno de la región de Cachemira, movilizaron todas sus fuerzas armadas y desplegaron sus misiles. Aun así, para ninguna de las dos potencias nucleares existe la posibilidad de que la mayor crisis en muchos años derive en una guerra abierta.

Apuesta a la diplomacia

Por el momento, ambos gobiernos confían en solucionar la crisis mediante gestiones diplomáticas, según afirmaron ayer funcionarios indios y paquistaníes. Incluso el canciller indio, Jaswant Singh, aseguró ayer que no había que preocuparse de que estallara una guerra entre los dos rivales nucleares. Pero al mismo tiempo descartó conversaciones con las autoridades paquistaníes por ahora.

"Conversaciones ahora no son prácticas ni posibles", advirtió.

Estados Unidos, China y las Naciones Unidas instaron a los dos países a que trataran de resolver sus desacuerdos mediante el diálogo, mientras el temor de una guerra los ha llevado a su mayor movilización militar en casi 15 años. Por su parte, India terminará de desplegar sus tropas en la región de Cachemira, un disputado valle en el norte del país, el sábado.

Allí, fuerzas indias y paquistaníes intercambiaron ayer disparos y, en Jammu, capital de la región, una granada hirió a 29 personas.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.