Indignación por otro ataque israelí a una escuela de la ONU

Por lo menos 10 palestinos murieron en un bombardeo al complejo del organismo en Rafah, sur de Gaza
(0)
4 de agosto de 2014  

CIUDAD DE GAZA.- Un nuevo ataque israelí contra una escuela administrada por las Naciones Unidas en Rafah dejó ayer por lo menos diez palestinos muertos y decenas de heridos y desató la condena internacional por otro bombardeo sobre un blanco civil en la Franja de Gaza, donde Israel intenta desde hace cuatro semanas neutralizar el poder de fuego de las milicias islamistas palestinas lideradas por Hamas.

Se trató del segundo ataque israelí contra una escuela de Gaza en menos de una semana y el sexto sobre un edificio de la ONU.

Dentro del complejo de la agencia de la ONU para la Asistencia de los Refugiados Palestinos (Unrwa) en el sur de la Franja se vivía una situación caótica. Numerosos cadáveres -algunos de chicos- estaban en el piso entre charcos de sangre y de numerosas marcas de pisadas con sangre dejadas por quienes llevaron a los heridos a las ambulancias.

"Nuestra confianza y nuestra fe están en manos de Dios", dijo una mujer entre sollozos.

Algunos de los heridos, entre ellos varios menores que llevaban la cabeza cubierta con vendajes ensangrentados, fueron llevados al hospital kuwaití en Rafah y otros fueron atendidos en lo que parecía ser una clínica improvisada en un comercio. Varios cuerpos envueltos en frazadas blancas estaban alineados en el piso.

Voceros militares israelíes dijeron que el ataque apuntó "a tres terroristas de la Jihad Islámica a bordo de una motocicleta en las inmediaciones de una escuela de la Unrwa en Rafah" y agregaron que estaban "revisando las consecuencias del ataque".

Previamente, los militares habían recordado que 15 proyectiles de mortero fueron disparados anteayer en las proximidades de una escuela de la Unrwa del perímetro externo de la escuela elemental masculina Shahada al-Manar, en Ciudad de Gaza.

El ataque fue condenado con firmeza por el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que destacó que Israel fue "repetidamente informado sobre la posición de las estructuras de la ONU en Gaza".

Ban lo definió como "un acto criminal" que debe ser "rápidamente investigado", tras la muerte de por lo menos 10 personas en Rafah.

El diplomático dijo en un comunicado que "este ataque es otra grave violación del derecho humanitario internacional" y reiteró que "las estructuras de la ONU deben ser lugares seguros, no zonas de combate".

Estados Unidos, por su parte, se manifestó "conmocionado" por el nuevo bombardeo de una escuela de las Naciones Unidas y pidió una "investigación inmediata sobre este incidente, como del que días atrás involucró a otra escuela de la Unrwa".

Los bombardeos israelíes desde aire, tierra y mar continuaron ayer en otras zonas de Gaza y mataron a 30 personas. En Rafah, Ashraf Goma, el líder del partido palestino Al-Fatah, del presidente Mahmoud Abbas, dijo que las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) bombardearon la ciudad y que los habitantes no podían ocuparse de los heridos y los muertos.

"Los cuerpos de los heridos sangran en las calles y hay otros cadáveres en la calle sin que nadie los recupere", afirmó. "Vi a un hombre en un carro tirado por un burro que llevaba siete cuerpos al hospital. Hay cuerpos guardados en refrigeradores de helados, en neveras para flores y verduras", dijo Goma.

En ese contexto, Israel dijo que su ejército no llevará adelante ningún ataque en la mayor parte de la Franja de Gaza hoy durante siete horas para facilitar la entrada de ayuda humanitaria y para que los palestinos desplazados vuelvan a sus casas, pero destacó que retomará las acciones si es atacado. La tregua humanitaria, que comenzará a las 10, no se aplicaría a partes de la sureña ciudad de Rafah, donde las fuerzas israelíes siguen operando, dijo un funcionario del Ministerio de Defensa.

Las FDI informaron que más de 55 cohetes habían sido disparados ayer desde Gaza hacia Israel. En Tel Aviv volvieron a sonar las sirenas y se escucharon dos detonaciones. Desde el 8 de julio, cuando comenzó la operación Barrera Protectora, fueron lanzados contra territorio israelí 3112 misiles, 84 en la jornada del sábado.

En este contexto, columnas de tanques israelíes y decenas de efectivos de infantería abandonaron el enclave. "Las tropas están en medio de un despliegue hacia otras partes de la frontera", dijo el teniente coronel Peter Lerner. "De hecho, estamos liberando tropas desde el frente, pero la misión está en curso. Las fuerzas terrestres están operando. Las fuerzas aéreas están operando", agregó.

El escenario diplomático, en tanto, continuó estancado ayer, pese a que una delegación de Hamas y Jihad Islámica arribó a El Cairo para lograr alcanzar una tregua prolongada. Israel dijo que no enviaría representantes, tras acusar a Hamas de violar el viernes el cese del fuego mediado por la ONU y Estados Unidos.

Según funcionarios palestinos, los combates del domingo elevaron el número de muertos en Gaza a 1777, la mayoría de civiles. Israel confirmó la muerte de 64 soldados y tres civiles desde que comenzaron las operaciones.

Agencias ANSA, DPA, EFE y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.