Un efecto de la crisis global. Inquieta a Europa el contundente avance de la ultraderecha