Intensifican la búsqueda del líder de los talibanes

Ignoran dónde está el mullah Omar
(0)
8 de diciembre de 2001  

WASHINGTON.- Las fuerzas especiales y la aviación de ls Estados Unidos concentraron ayer sus ataques sobre las tropas talibanas que huían de Kandahar con la esperanza de capturar a su líder máximo, el mullah Mohammed Omar, y llevarlo ante la justicia, luego de que la milicia islámica entregó su último bastión en Afganistán y se dio a la fuga.

El jefe del Mando Central estadounidense, general Tommy Franks, reiteró en este sentido que Washington no aceptará que se otorgue una amnistía al líder talibán ni que se permita la dispersión y fuga de sus seguidores o de los miembros de la red terrorista Al-Qaeda.

"Vamos a llevarlos ante la justicia o vamos a hacerles justicia", afirmó Franks en una conferencia de prensa en su cuartel general en Tampa, en el Estado de Florida. Añadió, en referencia a los talibanes que huyeron de Kandahar con sus armas, que "nuestras fuerzas han enfrentado a esas tropas" y que "esto incluye ataques aéreos y enfrentamientos directos".

Franks, cuyo comando cubre una franja de 25 naciones desde el este de Africa a Medio Oriente y Turkmenistán, manifestó que se dará un tratamiento especial a los muchos extranjeros que forman parte de las tropas talibanas y del grupo Al-Qaeda, dirigido por Osama ben Laden.

"Una posibilidad es que muchos de ellos sean tratados como criminales y que otros sean traídos para ser juzgados ante tribunales de nuestro país", explicó el general. El presidente estadounidense, George W. Bush, decretó en noviembre la formación de tribunales militares secretos que juzgarán a extranjeros que, en opinión de la Casa Blanca, estén involucrados en actos de terrorismo.

El jefe militar norteamericano también reiteró la preocupación de Washington por los informes de que el mullah Omar haya recibido algún tipo de salvoconducto o permiso de las milicias antitalibanas para escapar a la captura por parte de las fuerzas estadounidenses.

"Sabemos que no se ha desvanecido, que no ha desaparecido", dijo Franks, quien admitió que "no tengo razones para creer que Omar haya escapado de Kandahar. Pero, simplemente, no sabemos dónde está".

Una corte internacional

Por su parte, el secretario de Defensa norteamericano, Donald Rumsfeld, dijo ayer que Estados Unidos aceptaría que el líder del movimiento sea eventualmente llevado ante la justicia de un tercer país, y tampoco excluyó que tras su captura el mullah Omar sea llevado ante una corte internacional o se apliquen otras soluciones judiciales.

En Londres, en tanto, el canciller británico, Jack Straw, afirmó que debido a que los atentados del 11 de septiembre fueron un ataque dirigido contra el pueblo estadounidense, corresponde a Washington decidir el futuro del líder talibán y la cúpula de Al-Qaeda, incluido Ben Laden.

"El mullah Omar, junto con la red Al-Qaeda, de Ben Laden, cometieron crímenes específicos contra Estados Unidos, y dependerá sólo de ese país la manera en que se juzgue a los responsables", indicó Straw a la prensa británica. Añadió que no será posible otorgar una amnistía a Omar, ya que "no es posible dejar escapar a alguien que protege a terroristas".

Contra una posible amnistía se pronunció también el futuro ministro interino del Interior de Afganistán, Yunis Qanuni, quien señaló a medios paquistaníes que "para los talibanes de a pie habrá una amnistía general, pero para el líder supremo de la milicia, no habrá perdón".

"Para la gente que tiene sus manos manchadas con sangre de ciudadanos afganos no habrá amnistía", insistió Qanuni, jefe de la delegación de la Alianza del Norte en la reciente conferencia interafgana de Bonn.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.