Internet, un elemento decisivo en la campaña

Por María O´Donnell Corresponsal en EE.UU.
Por María O´Donnell Corresponsal en EE.UU.
(0)
31 de enero de 2000  

CONCORD, New Hampshire.- Jack Withman votó durante 20 años a candidatos republicanos, pero horas antes de las primeras elecciones internas para la sucesión de Bill Clinton cambió de opinión. Está contento con el boom económico, pero se decidió por otro partido debido al resultado de un test que hizo su mujer por Internet.

En el pequeño bar que atiende en Milford, un pueblo de 10.000 habitantes, Withman contó que su esposa había detectado, tras responder a un cuestionario, que el candidato que mejor representa las ideas de la pareja es el vicepresidente Al Gore.

La mujer de Withman navegó por una página de Internet dedicada a la mujer ( ivillage.com ), que incluye el horóscopo de la semana, y se sometió a una prueba que es la principal atracción del sitio.

El innovador método para elegir candidatos es tan popular que hay por lo menos otras dos direcciones que ofrecen el servicio ( selectsmart.com y presidentialmatch.com , de America On Line).

"Nos visitan 20.000 personas por día y el sitio de la campaña atrae al 80 por ciento del total", dijo Curt Anderson, el dueño de selectsmart.com, a The Telegraph, un diario de New Hampshire, donde mañana se realizan las primeras elecciones internas para la elección de Clinton.

Un recorrido por los tres cuestionarios resume bien cuáles son los principales temas de la campaña presidencial.

La mujer de Withman respondió el test compuesto por cuatro partes, todas con el mismo formato: una serie de preguntas y opciones para responder ( multiple choice ).

Los principales temas

La primera parte es sobre el sistema educativo. El gobierno nacional ¿tiene que participar de manera activa en una reforma general y apoyar la educación pública? (la variante más demócrata) o ¿está de acuerdo en que los Estados distribuyan vales para que las familias con pocos recursos puedan enviar a sus chicos a los colegios privados? (una respuesta más republicana).

La segunda parte es sobre impuestos. Todos los candidatos quieren aprovechar el auge económico y el superávit fiscal para rebajar impuestos, una bandera muy popular entre el electorado.

Clinton presentó ante el Congreso la semana última un plan (que es también el de Gore) para cortar 350.000 millones de impuestos durante la próxima década, de forma tal que los principales beneficiarios serían la clase media y los más pobres. El resto del superávit proyectado se utilizaría para extender las redes de seguridad social y pagar la deuda pública de los Estados Unidos.

El principal candidato republicano, George W. Bush, quiere recortar más impuestos y no aumentar tanto los gastos. Bush acusó a su principal rival en las primarias, el senador John McCain, de estar más cerca de la posición de Clinton.

En las encuestas de New Hampshire, Bush y McCain figuran empatados. La diferencia es que el gobernador de Texas se puede permitir una derrota porque tiene los fondos y la popularidad en el nivel nacional para seguir adelante, mientras que el senador necesita ganar para instalarse como una alternativa posible.

Con el subtítulo "temas calientes", la prueba aborda asuntos tales como la pena de muerte, que Bush defiende y aplica en Texas sin misericordia. Y también el aborto (legal en los Estados Unidos), que en las últimas horas le permitió al senador Bill Bradley atestar un golpe duro contra la campaña de Gore.

Los demócratas defienden con fervor el derecho de la mujer a optar, y Bradley sacó a relucir una viejas declaraciones de Gore en las que el vicepresidente decía que "se puede argumentar" que un aborto significa quitar una vida.

También atacó a Gore por otro asunto que cae dentro de los "temas calientes": la financiación de las campañas políticas. El ex senador dijo que Gore tendrá que explicar los escándalos que estallaron por la recaudación para la reelección de Clinton en 1996. Con su táctica ofensiva logró, según las últimas encuestas de intención de voto de New Hampshire, empatar con Gore.

Bush y McCain tienen la posición tradicional republicana (están en contra), pero en versión moderada: el senador por Arizona pidió revisar la plataforma de los republicanos, con el fin de favorecer el aborto en casos de violación o peligro de muerte para la madre.

Luego de responder el cuestionario, los tres tests ofrecen como resultado un porcentaje, que refleja la cantidad de asuntos en los que la posición del navegante de Internet coincide con determinado candidato.

Withman contó la experiencia de su mujer mientras atendía el bar y decidió salir a la calle a saludar a Gore, que estaba de campaña en Milford.

Withman no lo podrá votar en las elecciones internas de mañana, porque está afiliado al partido republicano, pero promete seguir los consejos de su mujer en las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.