A cuatro meses del comienzo. Interpol teme posibles ataques en los JJ.OO.