Investigan a Montesinos por lavado de dinero

Fue denunciado por 4 legisladores
(0)
29 de octubre de 2000  

LIMA.- El Ministerio Público designó ayer al magistrado Tony García como fiscal especial para investigar una denuncia por lavado de dinero, supuesto delito que cuatro congresistas opositores achacan al ex asesor de inteligencia Vladimiro Montesinos.

Los denunciantes son los congresistas del movimiento independiente Somos Perú, Ana Elena Townsend, Jorge Chávez, Luis Guerrero y Manuel Masías.

Pero un nuevo escándalo asomaba ayer en Perú ya que las denuncias han sido presentadas en el despacho de la fiscal general, Blanca Nélida Colán, señalada siempre como una muy cercana colaboradora de Montesinos.

El controvertido ex jefe del servicio de inteligencia nacional fue denunciado el miércoles último ante el Ministerio Público por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos, la mayor organización del ramo en Perú, por los presuntos delitos de desaparición forzada, tortura, homicidio calificado, lesiones graves y terrorismo.

Desde el lunes último, cuando regresó clandestinamente a Perú después de pasar un mes en Panamá, donde no consiguió asilo político, el paradero de Montesinos continúa siendo un misterio.

Las cuentas de Montesinos

El diario opositor Liberación informó hace algunos meses que Montesinos tenía unos 2 millones de dólares en una sola cuenta en el Banco Wiese Sudameris, en Lima. El periódico agregó que el ex asesor retiró 100 millones de dólares antes de partir, lo cual hizo tambalear esa entidad ítalo-peruana, que se vio obligada a convocar a una sesión de emergencia de sus principales accionistas para aumentar su capital por el mismo monto.

El presidente Alberto Fujimori dijo entonces que eso no debería llamar la atención porque Montesinos, además de su trabajo como asesor de inteligencia, atendía a particulares en su oficina de abogado.

Pagos mensuales

Demetrio Chávez Peñaherrera, alias "Vaticano", anteriormente uno de los barones del narcotráfico en Perú y actualmente en prisión, declaró durante su proceso judicial que para llevar estupefacientes a Colombia sin problemas pagaba a Montesinos 50.000 dólares mensuales por medio de terceros y que en una ocasión lo hizo personalmente en Lima.

Antes de incorporarse al gobierno de Fujimori en 1990, Montesinos se ganaba la vida defendiendo a narcotraficantes. El mandatario peruano afirmó incluso, en cierta ocasión, que la experiencia que adquirió Montesinos durante sus relaciones con narcotraficantes sirvió para combatirlos desde que asumió el poder, en 1990.

Montesinos también aparece ligado a otros casos y se ha dicho que la Agencia Antidroga de los Estados Unidos (DEA) le está preparando un expediente.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.