Irak vivió otra jornada sangrienta

Al menos 40 iraquíes y ocho militares de los Estados Unidos resultaron muertos en diversos actos de violencia en todo el país
(0)
24 de abril de 2004  • 18:30

BAGDAD.- Irak vivió hoy una de las jornadas más sangrientas desde la ocupación del país por las fuerzas de la coalición, que anunciaron la muerte de ocho militares norteamericanos desde el viernes, mientras casi 40 iraquíes perdieron la vida en distintos actos de violencia.

Cuatro soldados norteamericanos murieron y siete resultaron heridos en un ataque hoy contra una base cerca de la localidad de Taji, al norte de Bagdad, anunció un portavoz militar estadounidense.

Por otra parte, la coalición anunció en un comunicado que un marine norteamericano murió por las heridas que sufrió en combates en la región de Faluja, al oeste de Bagdad.

Además, dos soldados norteamericanos murieron y uno resultó herido en el ataque a un convoy cerca de la ciudad de Kut (a 175 kilómetros al sur de Bagdad), indicó el jefe de la policía iraquí del sector.

Otro soldado estadounidense murió el viernes cuando una bomba estalló al paso de su convoy en la provincia de Samarra, a un centenar de kilómetros al norte de Bagdad, según la coalición.

Más de 700 soldados norteamericanos han muerto en las operaciones militares y en diversos accidentes desde la invasión de Irak, hace más de un año.

Muerte de civiles iraquíes

Del lado iraquí, 14 civiles, entre ellos una mujer y un niño, murieron en la explosión de un autobús que pisó una bomba destinada a soldados norteamericanas cerca Iskandariyá, a 50 km de Bagdad. Once personas resultaron heridas.

Cuatro explosiones sacudieron Sadr City, el suburbio chiíta de Bagdad, matando a 14 iraquíes y dejando 36 heridos.

Un portavoz militar norteamericano indicó que se estaba llevando a cabo una investigación sobre las explosiones y negó toda implicación de las fuerzas norteamericanas.

Otro portavoz norteamericano afirmó que las explosiones podían haberse producido por "obuses de mortero o cohetes lanzados por el Ejército de Mehdi", la milicia del jefe radical chiíta Moqtada Sadr.

Habitantes de Ciudad Sadr acusaron a aviones norteamericanos de haber lanzado misiles contra su barrio, constató un corresponsal de la agencia AFP, que vio automóviles quemados y acribillados a balazos.

En Tikrit, antiguo feudo de Saddam Hussein, 180 kilómetros al norte de Bagdad, cuatro policías iraquíes murieron y 16 personas resultaron heridas en un atentado con coche bomba hoy por la mañana cerca de una base estadounidense.

Cinco iraquíes murieron en Kerbala (centro) en la madrugada en un ataque contra una patrulla polaca, indicaron portavoces de la fuerza multinacional comandada por Polonia.

Un civil iraquí fue quemado vivo en su vehículo tras haberse visto atrapado en un tiroteo cerca de la base de la coalición situada entre Najaf y Kufa (centro), indicaron el sábado fuentes hospitalarias.

Un niño de dos años murió y seis personas fueron heridas el sábado por obuses y francotiradores en Faluja, (50 kilómetros al oeste de Bagdad), según testigos. Los Marines, que asedian la ciudad, señalaron que habían recibido la orden de no admitir en la ciudad las familias que quisieran regresar.

Atentados en Bassora y Khor al Amaya

Por otra parte, un doble atentado suicida perpetrado hoy contra dos terminales de petróleo en Bassora y Khor al Amaya, al sur de Irak, por donde transita la mayor parte de las exportaciones del país, interrumpió el cargamento de crud y provocó la muerte de dos personas que trabajan para la coalición y cuatro resultaron heridas.

Fuente: AFP

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.