Irán, Irak y Corea del Norte rechazaron las advertencias de Bush

Las califican de "estúpidas y arrogantes"
Las califican de "estúpidas y arrogantes"
(0)
31 de enero de 2002  

LONDRES.- Irán, Irak y Corea del Norte rechazaron ayer las declaraciones del presidente estadounidense, George W. Bush, quien acusó a los tres países de formar un "eje de maldad" que desarrolla armas de destrucción masiva.

En su primer discurso sobre el estado de la Unión, anteanoche, Bush advirtió que "buscando armas de destrucción masiva, estos regímenes constituyen un grave y creciente peligro".

Mientras Irán calificó las acusaciones del mandatario de "arrogantes", Irak sugirió que presagiaban un ataque contra Bagdad, en tanto Corea del Norte las consideró evidencia de una "política de agresión".

"Con estas afirmaciones arrogantes -sentenció el canciller iraní Kamal Kharrazi-, el gobierno de Estados Unidos mostró aún más que antes su verdadero rostro, el de una potencia hegemónica que quiere dominar el mundo por la fuerza."

"Será mejor que el presidente respalde sus aseveraciones con evidencia en vez de repetir afirmaciones viejas e infundadas", agregó.

Estados Unidos fue el principal aliado de Irán hasta que la revolución islámica de 1979 derrocó al Sha. Ambos países rompieron relaciones diplomáticas un año más tarde, después de la toma de la embajada estadounidense en Irán por grupos revolucionarios que mantuvieron a 52 estadounidenses como rehenes durante 444 días.

"Estúpidas e indecentes"

En Bagdad, Salim al-Qubaisi, jefe del comité de relaciones exteriores y árabes del Parlamento, acusó a Estados Unidos de "amenazar a Irak de vez en cuando para preparar a la opinión pública mundial para una nueva agresión contra Irak".

Asimismo, Taha Yassin Ramadan, vicepresidente de Irak (feroz enemigo de Washington desde la Guerra del Golfo) descalificó las afirmaciones de Bush como "estúpidas e indecentes"

"No es correcto que el jefe de uno de los países más grandes se pronuncie así y juzgue el comportamiento de un país recurriendo a la mera imaginación", añadió.

Por otro lado, los medios de prensa oficiales de Corea del Norte se burlaron de Bush por identificar a su país como una amenaza mundial.

"La vociferada "amenaza" de la República Popular Democrática de Corea (RPDC) es un sofisma que pretende justificar su presencia militar en Corea del Sur y busca insistentemente la política de agresión contra la RPDC", publicó ayer el periódico oficial de Pyongyang.

Rechazo de Hamas y Jihad

Además de acusar a Irán, Irak, y Corea del Norte, Bush advirtió también contra el "mundo subterráneo" del terrorismo, citando claramente a los grupos radicales palestinos Hamas y Jihad Islámica, y al shiita libanés Hezbollah.

Hamas y Jihad Islámica atribuyeron las "amenazas" de Bush al alineamiento de Estados Unidos con Israel, al tiempo que advirtieron que no detendrán sus ataques suicidas contra Israel.

"Hamas y la Jihad ejercen su derecho a resistir a la ocupación sionista. Este derecho está garantizado por el derecho internacional", afirmó un vocero de Jihad Islámica, Ziyad Najal.

"La administración norteamericana debería comprender que esto no es Afganistán", dijo por su parte uno de los dirigentes de Hamas en la franja de Gaza, Ismail Haniya.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.