Irán prepara un cepo cambiario extremo

Ante la fuerte devaluación y la fuga de dinero, el régimen analiza cerrar totalmente el mercado de divisas
Andrew Torchia
(0)
12 de octubre de 2012  

DUBAI.- Una guerra abierta entre el gobierno de Irán y los operadores de casas de cambio puede terminar con el régimen haciéndose cargo de todo el mercado cambiario legal del rial -la moneda iraní-, lo que obligaría a muchos ciudadanos a buscar divisas de manera ilegal, en un mercado negro pobremente abastecido.

Frente a las sanciones económicas de Occidente, esa solución probablemente permita que la economía iraní avance, aunque renqueando. Pero también podría fomentar aún más la corrupción, generar distorsiones en las decisiones empresarias y echar leña al fuego del descontento popular de la clase media con el presidente Mahmoud Ahmadinejad.

Durante las últimas dos semanas, el tipo de cambio rial-dólar se ha convertido en la línea de falla de la economía iraní, mientras el país resiste las presiones extranjeras por su programa nuclear, que según Occidente persigue un fin militar, acusaciones que Teherán siempre negó.

Las sanciones hicieron mermar los ingresos de Irán por sus exportaciones de petróleo y generaron una corrida de iraníes decididos a convertir sus ahorros en moneda extranjera, lo que se tradujo en una devaluación del rial. Para los ayatollahs de Irán, que enfrentan amenazas de guerra y un descontento general aunque acallado en el país, prevenir cualquier crisis económica desestabilizadora representa una preocupación acuciante.

Muchos economistas estiman que Irán tal vez siga ganando más por sus exportaciones que lo que gasta en importaciones, lo que le daría al Estado cierto margen para resistir las presiones de Occidente. Pero la pérdida de confianza en el rial puede llevar a que el gobierno limite el intercambio de monedas para frenar la fuga.

La caída del rial está empujando hacia arriba la inflación, que ya se acerca al 25%. La semana pasada, la policía antimotines chocó en los alrededores del Bazar de Teherán con una multitud que protestaba contra la caída de la moneda. Ahmadinejad está bajo fuego en el Parlamento, debido a su manejo de la economía.

Así que el gobierno está ansioso por estabilizar el tipo de cambio. Su fracaso de los últimos días sugiere que tal vez muy pronto deba cerrar por completo el mercado legal de cambios y establecer un control de la moneda, afirman los analistas.

"Al final, el gobierno terminará tomando a su cargo el mercado cambiario, exprimiendo a los operadores privados o forzándolos a aceptar el patronazgo del Estado", dijo Mohammad Ali Shabani, un analista político iraní que vive en Londres. "Así, el gobierno tendrá margen de acción para enfrentar el endurecimiento de las sanciones que se producirá en los próximos 20 meses."

Durante los últimos días, el gobierno intentó imponer su voluntad sobre el mercado cambiario, combinando la persuasión con las amenazas. La Asociación de Cambistas de Irán, un organismo con licencia estatal, recomendó a sus miembros vender dólares a 28.500 el rial, un 25% menos respecto del tipo de cambio que se manejaba la semana pasada en el mercado libre.

Los operadores no están dispuestos a perder dinero vendiendo dólares a esos precios, pero también temen el descontento oficial si venden a un precio mayor. En consecuencia, el mercado libre del rial en Teherán y del otro lado del Golfo, en Dubai -un gran centro de negocios con Irán-, está mayormente cerrado.

Los analistas dijeron que es probable que el gobierno responda a esta parálisis redirigiendo el mercado de cambio hacia los canales oficiales. A principios de este año, fijó un "tipo de cambio de referencia" oficial de 12.260 riales por dólar, que es la tasa a la que el banco central de Irán vende los petrodólares de Irán a los importadores de algunos alimentos y medicamentos que están consignados como bienes esenciales. Sin embargo, no está claro si el gobierno cuenta a largo plazo con suficientes reservas para satisfacer toda la demanda a través de las vías oficiales.

Hacia fines de 2011, Irán tenía reservas en moneda extranjera por 106.000 millones de dólares, según datos del FMI. El nivel de reservas actual es un secreto celosamente guardado, pero algunos analistas estiman que pueden haber caído varios miles de millones de dólares, como consecuencia de las sanciones y la merma de ingresos por el crudo iraní.

Mientras tanto, las importaciones están por encima de los 50.000 millones de dólares al año, según los últimos datos oficiales. El año pasado, los ingresos por exportaciones superaron a los egresos por importaciones en 51.000 millones de dólares, pero algunos analistas creen que este año las sanciones podrían barrer con ese superávit. Sin embargo, las cifras sugieren que el país no corre riesgos de quedarse sin divisas en el corto plazo.

El FMI pronosticó el martes pasado que Irán mantendrá un pequeño superávit comercial durante 2012 y 2013, lo que ayudará al país a evitar una crisis de su balanza de pagos.

Ante ese riesgo, el gobierno podría restringir más el suministro de dólares. Y un monopolio estatal del mercado de cambios tendría otros costos. El potencial de corrupción que entraña que los funcionarios sean quienes entreguen los dólares es enorme.

Sin embargo, es probable que el gobierno de Irán esté más que dispuesto a pagar ese precio si con ese sistema logra seguir oponiéndose a Occidente.

Traducción de Jaime Arrambide

El impacto de las sanciones

La depreciación del rial y una escalada en los precios

  • 66% Devaluación

    En picada

    En los últimos 15 meses, el rial, la moneda iraní, perdió más de dos tercios de su valor respecto del dólar.
  • 25% Inflación

    Precios en aumento

    Los datos oficiales del régimen de los ayatollahs ubican en esa cifra el aumento de los precios de bienes de consumo a causa de la caída del rial.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.