Irán y las potencias, a un paso del acuerdo por el plan nuclear

Hoy podrían cerrar en Ginebra un convenio inicial
(0)
23 de noviembre de 2013  

GINEBRA.- El ida y vuelta de las negociaciones sobre el polémico programa nuclear iraní, reanudadas a principios de mes tras un largo estancamiento, quedó más cerca de una resolución en Ginebra, donde las potencias e Irán destrabaron ayer un escollo crucial hacia la firma de un acuerdo que, si todo sigue su curso, podría anunciarse hoy.

Reunidos por segunda vez en lo que va del mes, los representantes de Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña, Francia y Alemania anunciaron ayer que habían propuesto a sus pares iraníes un compromiso para que la insistencia de Irán en su "derecho" a enriquecer uranio sea reconocida. Se trata de un punto irrenunciable para Irán, que insiste en su derecho en dominar la tecnología nuclear para darle fines civiles.

La comunidad internacional, sin embargo, sospecha que Teherán esconde una intención militar, y la idea es que el procesamiento de uranio quede bajo estricto control.

En otra clara señal de que las partes estaban al borde del entendimiento, el Departamento de Estado anunció que el jefe de la diplomacia norteamericana, John Kerry, estará hoy en Ginebra para reforzar las negociaciones.

Lo mismo hará el canciller ruso, Sergei Lavrov, que viajó ayer desde Moscú, y sus pares británico, William Hague, y francés, Laurent Fabius, que cerrarán al más alto nivel diplomático las conversaciones que se iniciaron el miércoles pasado a nivel de delegados.

La presencia de Kerry tiene "el objetivo de seguir ayudando a estrechar las diferencias y acercarse a un acuerdo", dijo la vocera del Departamento de Estado, Jen Psaki.

Tras admitir el derecho de Irán de enriquecer uranio, quedaría una última barrera para la firma de un acuerdo provisional. Se trata del destino del reactor nuclear de agua pesada de Arak, situado en el oeste de Irán, que empezó a construirse en los 90 y que está a punto de entrar en operaciones. Allí se generará plutonio, un elemento que puede ser utilizado de forma alternativa al uranio enriquecido para la fabricación de armas nucleares.

La intención de las potencias es que este reactor no entre en funciones al menos durante los próximos seis meses, junto con la suspensión de otras actividades nucleares, mientras se cierra un acuerdo definitivo que permita despejar de una vez la posibilidad de que Irán se dote de armas nucleares. A cambio, Irán exige el alivio de las sanciones económicas internacionales que están ahogando su economía.

"Nos acercamos a un acuerdo en gran medida, pero a pesar de los progresos realizados hoy [por ayer] aún quedan pendientes temas importantes" por resolver, declaró el viceministro de Relaciones Exteriores y jefe negociador iraní, Abbas Araqchi.

El reactor nuclear Arak fue el principal obstáculo para que no se alcanzara un acuerdo provisional en la última ronda de conversaciones, del 7 al 10 de este mes, en parte a instancias de Francia. París tiene una postura más severa que las otras potencias e instó repetidamente a sus pares a no hacer demasiadas concesiones en favor de Teherán.

"Ustedes conocen nuestra postura. Está basada en la firmeza, pero al mismo tiempo es una postura de esperanza en alcanzar un acuerdo", dijo ayer Fabius antes de partir a Ginebra.

Agencias AFP, AP, EFE y Reuters

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.