Isabel II no asistirá a la boda civil de Carlos y Camilla

La decisión habría sido tomada por motivos de seguridad
La decisión habría sido tomada por motivos de seguridad
(0)
23 de febrero de 2005  

LONDRES (EFE).– La reina Isabel II no asistirá a la boda civil de su hijo y heredero del trono, el príncipe Carlos, con Camilla Parker-Bowles, el 8 del mes próximo, informó ayer el palacio de Buckingham.

La soberana estará presente, en cambio, en la ceremonia religiosa presidida por el arzobispo de Canterbury, que tendrá lugar a continuación del enlace civil, que se celebrará en el ayuntamiento del distrito real de Windsor, en las afueras de Londres.

"La reina no acudirá a la boda civil porque es consciente de que el príncipe y la señora Parker-Bowles quieren celebrar una ceremonia discreta", declaró un vocero de la casa real.

Sí está prevista la presencia en el ayuntamiento de los príncipes William y Harry –hijos del contrayente y de la fallecida princesa Diana–, así como de los hijos de Camilla, Tom y Laura.

Tras la ceremonia civil, el príncipe de Gales y Camilla se dirigirán a la capilla de San Jorge de Windsor, donde el primado anglicano y arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, bendecirá a la pareja.

"La reina y el resto de la familia real estarán, por supuesto, presentes en esa misa", según informó el vocero, que declinó comentar las conjeturas que apuntan a que la policía británica ha aconsejado a la soberana tomar esa decisión por motivos de seguridad.

Igualmente, negó que ese anuncio sea un "desaire" hacia los prometidos, puesto que la reina estará en la ceremonia religiosa y "presidirá el banquete nupcial", que tendrá lugar en el palacio de Windsor.

Isabel II "está encantada" de ofrecer esa recepción, según fuentes de la casa real.

Sin embargo, informaciones difundidas por la prensa los últimos días señalan que la reina está enojada con su hijo, ya que el heredero del trono no quiere realizar una fiesta pequeña y sencilla, sino invitar a unas 700 personas a la reunión, entre ellas, a numerosos miembros de la nobleza europea y la farándula.

La prensa local reveló ayer también que el príncipe Carlos no tendrá padrino durante el enlace civil, según fuentes de Clarence House, la residencia del príncipe de Gales.

Tradición rota

Los herederos del trono británico suelen ir acompañados de dos padrinos de boda cuando contraen matrimonio, por lo que el hijo de Isabel II romperá la tradición.

La prensa había especulado con la posibilidad de que fueran los dos hijos del matrimonio de Carlos –William y Harry– los designados para ese papel, algo que fue desmentido ayer.

"Los dos muchachos estarán junto a su padre durante la boda, pero no serán oficialmente padrinos", dijo un vocero del príncipe.

Cuando contrajo matrimonio con Diana, el 27 de julio de 1981, Carlos eligió como padrino a sus hermanos.

El príncipe Carlos y su compañera, Camilla Parker-Bowles, anunciaron de forma inesperada su enlace el 10 de este mes.

Estas serán las segundas nupcias para el heredero de la corona británica, tras su fracasada unión con la desaparecida Diana de Gales.

Pese a que la relación con Camilla se inició hace más de 30 años, la pareja ha tenido que esperar todo este tiempo para plasmar su amor en papel, a causa de la oposición mostrada durante años por la reina, así como por los británicos, reacios a aceptar una sustituta para Diana, muy popular entre amplias capas de la población y fallecida en París en un accidente de tránsito, en 1997.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.