El viejo continente, en vilo / Otro golpe para la isla. Islandia, del milagro a la maldición