Islandia se toma revancha del "corralito" y se ríe de Europa