Israel atacó en Gaza y Cisjordania

Murieron tres palestinos; los EE.UU. y la UE buscan abrir un canal de negociación Un edificio quedó destruido tras un nuevo ataque a la guardia de Arafat Un consejero del líder palestino acusó a Sharon de sabotear los intentos de paz Pedidos a ambas partes
(0)
12 de diciembre de 2001  

JERUSALEN.- Las gestiones que realizan representantes de la Unión Europea (UE) y de los Estados Unidos, en procura de abrir un canal de negociación entre el gobierno de Ariel Sharon y la Autoridad Nacional Palestina, no lograron detener la ola de violencia en la Franja de Gaza y en Cisjordania, donde ayer las fuerzas israelíes lanzaron nuevos ataques que resultaron en la muerte de tres palestinos.

El ejército israelí lanzó al menos cinco misiles en Gaza con los que destruyó un edificio utilizado por la Fuerza 17, la unidad de elite que protege al presidente palestino, Yasser Arafat. El edificio estaba vacío y no hubo víctimas, como sí ocurrió en Cisjordania. Israel había calificado de "terrorista" a la guardia de Arafat.

Las acciones israelíes representaron una represalia por el ataque palestino con morteros contra un asentamiento judío en Gaza, ocurrido un día antes. Una niña israelí resultó lesionada en esa ofensiva.

Un consejero de Arafat, Nabil Abu Rdeneh, dijo que los ataques de ayer de Israel, junto con su fallido intento de matar el lunes último a un presunto extremista islámico en Hebrón, representaba una ola de actos violentos que buscan sabotear la misión de paz que trabaja en estos momentos.

En tanto, Anthony Zinni, el mediador enviado por los Estados Unidos para dirimir en el conflicto, inauguró ayer una nueva ronda de conversaciones entre israelíes y palestinos, y representantes europeos se unieron a esos esfuerzos diplomáticos para lograr una tregua.

El jefe de política exterior de la UE, Javier Solana, desayunó en Jerusalén con el primer ministro Sharon y se reunió luego con Arafat, en la ciudad cisjordana de Ramallah.

Pedidos a ambas partes

La visita de Solana ocurrió un día después que la UE endureció su postura ante los extremistas palestinos, calificando a los grupos Hamas y Jihad Islámica de "redes terroristas" y pidiendo a Arafat que las desmantele. La semana última, una serie de atentados suicidas de Hamas mató a 26 personas.

La UE también pidió a Israel "el retiro de sus fuerzas militares (de los territorios palestinos), el cese de las ejecuciones extrajudiciales, el levantamiento de las restricciones infligidas al pueblo palestino y el congelamiento de las colonias".

En Jerusalén, el enviado norteamericano intervino en un encuentro entre funcionarios palestinos e israelíes. La reunión concluyó con versiones distintas sobre los resultados.

Un funcionario palestino dijo que no hubo un progreso real en el encuentro. En cambio, los funcionarios israelíes opinaron que las reuniones fueron positivas, y dijeron que Zinni permanecerá en la zona a petición de las dos partes. El fin de semana Zinni habría amenazado con retirarse si no había progresos para acabar con la violencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.