Israel bombardeó el norte de la Franja de Gaza

Al menos cuatro palestinos murieron, dos de ellos, miembros de Hamas
(0)
24 de septiembre de 2005  • 15:49

GAZA.- Cuatro milicianos islámicos palestinos murieron en Gaza en un ataque del Ejército israelí, que retornó hoy sus bombardeos puntuales desde el aire por primera vez desde la retirada militar de la Franja de Gaza.

Los cuatro milicianos circulaban en dos coches que fueron atacados por un helicóptero en el barrio Zeitún de Gaza capital, y mientras trasladaban un cohete Kasam, confirmaron fuentes palestinas.

Dos miembros de la organización radical palestina Hamas murieron por un misil israelí disparado desde un helicóptero del Ejército contra el vehículo en el que viajaban.

Otras nueve personas resultaron heridas a causa de las explosiones y fueron trasladadas al hospital Shifa de Gaza.

El ataque es el primero desde el aire que efectúa el Ejército israelí en Gaza desde que evacuó todas sus fuerzas militares de ese territorio palestino el pasado 12 de septiembre, en cumplimiento del Plan de Desconexión del primer ministro Ariel Sharon.

La radio palestina informó que a lo largo de toda la jornada aviones sin piloto de reconocimiento y helicópteros israelíes sobrevolaron la zona, y atacaron diversos puntos deshabitados en el norte de Gaza.

Fuentes militares israelíes confirmaron todos los ataques, y explicaron que la intensa presencia de aeroplanos se debe a los continuos intentos de las milicias islámicas para disparar cohetes Kasam.

Ataques de Hamas. En las últimas horas el movimiento Hamas consiguió disparar sus cohetes contra el territorio israelí en por lo menos tres ocasiones, causando heridas a varias personas en la ciudad de Sderot.

La ofensiva de Israel sigue al lanzamiento desde ayer de más de 40 cohetes contra distintos puntos del territorio israelí alrededor de la Franja de Gaza, cerca de 30 de ellos contra la ciudad de Sderot, donde otras once personas resultaron heridas.

Tras esa ofensiva el ministro de Defensa de Israel, Shaul Mofaz, celebró una reunión de emergencia con altos mandos del Ejército y los servicios secretos en la que les ordenó "una larga serie de medidas duras y variadas" en la Franja de Gaza.

Ello si la Autoridad Nacional Palestina (ANP) no responde a la exigencia de desplegar fuerzas policiales en el norte de la banda para impedir los ataques de las milicias.

Por el momento se desconoce si la ANP desplegó fuerzas en la zona, pero el viceprimer ministro Nabil Shaat, aseguró que esta escalada de la violencia es muy peligrosa para la tregua alcanzada en febrero.

"Este acto de agresión (el ataque aéreo israelí) amenaza el período de calma (taadia), y también con traer de vuelta a Gaza los asesinatos selectivos y la violencia que todos pensábamos que se habían acabado", dijo en declaraciones a la televisión Al-Jazeera.

Además de la permanente vigilancia aérea para frustrar cualquier ataque en respuesta a los cohetes Kasam, Israel ha cerrado también los territorios palestinos y ha desplazado numerosas fuerzas a la zona fronteriza en previsión de una ofensiva terrestre, según las órdenes de Mofaz.

El ministro israelí dijo a sus altos mandos que los palestinos deben entender que Israel no piensa pasar por alto este tipo de ataques tras la retirada de la Franja de Gaza y que su respuesta será "contundente e inequívoca".

Tampoco el movimiento Hamas ha ahorrado amenazas y su portavoz, Mushir Al-Masri, aseguró que "golpearemos en todos los puntos de nuestra tierra ocupada, en el corazón del enemigo sionista".

Lo paradójico del caso es que la nueva espiral de violencia ha sido el resultado de un fiasco por parte del movimiento islámico, que lanzó su masivo ataque con cohetes contra el territorio israelí para tratar de desvincularse de toda responsabilidad en la muerte el viernes de 19 palestinos a causa de la explosión de un camión cargado de armas en medio de una marcha militar en el campo de refugiados de Yabalia.

Israel ha asegurado al gobierno palestino que no tuvo nada que ver en el asunto, pero Hamas insiste en que el camión estalló debido a un ataque de helicópteros israelíes y no a un accidente.

Hoy, sábado, en un discurso radiado desde Ramala, el presidente de la ANP, Mahmoud Abbas, volcó toda la responsabilidad sobre Hamas.

"Hoy, más que nunca, tenemos la obligación de poner fin a la tragedia que se origina en el caos y en las marchas militares dentro de centros urbanos", dijo el presidente palestino.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?