Israel destruyó los edificios de la guardia de Arafat

La Fuerza 17 fue acusada de terrorista
(0)
9 de diciembre de 2001  

GAZA.- En una nueva serie de ataques contra sedes de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), helicópteros Apache del ejército israelí lanzaron ayer nueve misiles sobre varios edificios de seguridad y de la inteligencia militar palestinas que hicieron impacto incluso en sedes de la Fuerza 17, la guardia personal de Yasser Arafat.

La acción fue rápidamente justificada por un vocero del gobierno de Ariel Sharon que afirmó que Israel continuará con sus operaciones militares mientras la Autoridad Nacional Palestina (ANP) "no se decida a pelear decididamente contra el terrorismo".

Los ataques de la fuerza aérea israelí se centraron en la ciudad de Raffah, en el sur de la Franja de Gaza, y dejaron unos 10 heridos. Se produjeron poco después de que responsables de seguridad israelíes y palestinos se reunieron en Tel Aviv con el apoyo del enviado especial de los Estados Unidos para la región, el general Anthony Zinni.

Israel calificó días atrás de "organización terrorista" a la Fuerza 17, integrada por un cuerpo de policías y agentes de inteligencia que se encargan de la protección de Arafat.

Un vocero militar israelí dijo que los organismos de seguridad palestinos atacados son responsables "en forma directa e indirecta" de los ataques con mortero de las últimas horas contra los asentamientos palestinos en Gaza y consideró que esas dependencias "apoyan y ayudan a organizaciones terroristas".

Los testigos señalaron que tras el bombardeo se veía una densa humareda y que ambulancias y bomberos acudieron al lugar para apagar el incendio y asistir a los afectados. Instalado en pleno centro de Gaza, el cuartel policial destruido por Israel era el más importante de los que existen en los territorios palestinos.

Negociaciones

Antes de los ataques de ayer, aviones de combate F-16 israelíes habían provocado enormes destrucciones en el edificio cuando le lanzaron dos bombas de 400 kilos cada una.

El ataque formó parte de las represalias de Israel por los atentados suicidas perpetrados a principios de semana por extremistas palestinos, miembros del ala armada del movimiento islámico Hamas.

Pese a las expectativas que existían acerca de que el encuentro de ayer entre ambas partes pudiera detener la espiral de violencia, el servicio en árabe de la Radio Israelí citó a un funcionario israelí presente en las negociaciones, quien señaló que la reunión, celebrada en Tel Aviv, había sido "difícil".

"Nos mantuvimos firmes en plantear nuestra queja de que los palestinos sólo están deteniendo a terroristas de segundo y tercer orden, en vez de buscar a los principales culpables", afirmó este funcionario.

Arafat sostuvo que había detenido ya a 17 de los 33 hombres que le habían presentado en una lista de supuestos terroristas, aunque Israel califica esas detenciones como "una farsa".

Asimismo, la ANP pidió ayer a los Estados Unidos que interviniera para hacer que Israel detenga los bombardeos. "Le pedimos al presidente estadounidense, George W. Bush: por el bien de la paz, dígale al primer ministro Sharon que no tiene luz verde para los ataques. No hay una solución militar para este conflicto", dijo el ex negociador y ministro palestino Sayeb Erekat.

Con salida restringida

  • JERUSALEN (EFE).- Israel no permitirá que Arafat abandone los territorios autónomos palestinos y viaje al extranjero mientras no luche contra el terrorismo de las organizaciones integristas radicales. Una destacada fuente diplomática declaró al diario israelí Yediot Ahronot que "el lugar en el que tiene que estar Arafat en estos momentos es aquí, para luchar contra el terrorismo". Israel se queja de que el presidente palestino viaja demasiado y eso le impide lanzar una acción efectiva contra los integristas de Hamas y la Jihad Islámica.
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.